viernes, 27 de mayo de 2011

Dios, el verdadero Pastor

El Señor me dirigió la palabra:«Hijo de hombre, profetiza contra los pastores de Israel; profetiza y adviérteles que así dice el Señor omnipotente: "¡Ay de ustedes, pastores de Israel, que tan sólo se cuidan a sí mismos! ¿Acaso los pastores no deben cuidar al rebaño?Ustedes se beben la leche, se visten con la lana, y matan las ovejas más gordas, pero no cuidan del rebaño.No fortalecen a la oveja débil, no cuidan de la enferma, ni curan a la herida; no van por la descarriada ni buscan a la perdida. Al contrario, tratan al rebaño con crueldad y violencia.Por eso las ovejas se han dispersado: ¡por falta de pastor! Por eso están a la merced de las fieras salvajes.Mis ovejas andan descarriadas por montes y colinas, dispersas por toda la tierra, sin que nadie se preocupe por buscarlas.
" Por tanto, pastores, escuchen bien la palabra del Señor:Tan cierto como que yo vivo —afirma el Señoromnipotente—, que por falta de pastor mis ovejas han sido objeto del pillaje y han estado a merced de las fieras salvajes. Mis pastores no se ocupan de mis ovejas; cuidan de sí mismos pero no de mis ovejas.Por tanto, pastores, escuchen la palabra del Señor.Así dice el Señor omnipotente: Yo estoy en contra de mis pastores. Les pediré cuentas de mi rebaño; les quitaré la responsabilidad de apacentar a mis ovejas, y no se apacentarán más a sí mismos. Arrebataré de sus fauces a mis ovejas, para que nos les sirvan de alimento. " (Ezequiel 34:1-10)



" Así dice el Señor omnipotente: Yo mismo me encargaré de buscar y de cuidar a mi rebaño. Como un pastor que cuida de sus ovejas cuando están dispersas, así me ocuparé de mis ovejas y las rescataré de todos los lugares donde, en un día oscuro y de nubarrones, se hayan dispersado.Yo las sacaré de entre las naciones; las reuniré de los países, y las llevaré a su tierra. Las apacentaré en los montes de Israel, en los vados y en todos los poblados del país.Las haré pastar en los mejores pastos, y su aprisco estará en los montes altos de Israel. Allí descansarán en un buen lugar de pastoreo y se alimentarán de los mejores pastos de los montes de Israel.Yo mismo apacentaré a mi rebaño, y lo llevaré a descansar. Lo afirma el Señor omnipotente.Buscaré a las ovejas perdidas, recogeré a las extraviadas, vendaré a las que estén heridas y fortaleceré a las débiles, pero exterminaré a las ovejas gordas y robustas. Yo las pastorearé con justicia". (Ezequiel 34:11-16)

PAZ Y BIEN!!!

martes, 24 de mayo de 2011

¿LOS MUERTOS SALEN? HAY ALMAS EN PENA? O ESPIRITUS VAGANDO?

“Porque los que viven saben que han de morir; pero los muertos nada saben, ni tienen más paga; porque su memoria es puesta en olvido. También su amor y su odio y su envidia fenecieron ya; y nunca más tendrán parte en todo lo que se hace debajo del sol”. Esto quiere decir que los que han muerto no pueden tener, ni tienen ningún tipo de relación o contacto con los que estamos aquí en la tierra. La Biblia enseña que los que han muerto no tienen mas parte con los que estamos aquí en la tierra como vemos en Eclesiastés 9:5-6.

Los cananeos consultaban a los espíritus y a los muertos con la esperanza de obtener poder y de predecir los eventos futuros. Esta práctica es una abominación ante Dios y es la razón por la que los cananeos fueron expulsados de esa tierra. Israel recibió la advertencia de no imitar a los cananeos, pues de lo contrario ellos sufrirían una pena similar.

El contacto con los muertos no es cierto porque los espíritus de los muertos no pueden comunicarse con los vivos. En Lucas 16, el hombre rico que sufría en el infierno buscaba una manera de comunicarse con su familia que estaba viva para advertirles del destino que les esperaba. Sin embargo, no hubo manera de que se comunicara con ellos, y los vivos tampoco podían comunicarse con él.

¿Con quiénes se están comunicando, entonces, los médium y espiritistas? Si efectivamente están comunicándose con un ser espiritual, lo más probable es que sea un impostor demoníaco. Y si bien el espíritu demoníaco puede comunicar algunas cosas ciertas, la verdadera intención del espíritu es engañar a los familiares y alejarlos del Señor. 

En Hechos 16:16 Pablo se encontró con una joven que podía predecir el futuro porque estaba poseída por un espíritu. Sabiendo esto, Pablo finalmente expulsó al espíritu. La Biblia siempre prohíbe la práctica de la necromancia.

Algunos seguramente intentarán defender la necromancia señalando el pasaje de 1 Samuel 28. Aquí Saúl pide a la adivina de Endor que llame a Samuel de la tumba. El espíritu de Samuel se levanta y anuncia un mensaje profético a Saúl. Las opiniones de los estudiosos bíblicos están divididas con respecto a este relato. 
Algunos creen que fue un impostor demoníaco haciéndose pasar por Samuel. Yo creo que, ya que se cumplió esta profecía, éste realmente era el profeta Samuel. A pesar de la desobediencia de Saúl, Dios hizo una excepción en este caso.

Cualquiera sea el punto de vista que uno defienda, es claro que este versículo no nos alienta a consultar con los médium. Saúl en este momento de su vida estaba fuera de la voluntad de Dios y debido a que el Espíritu de Dios le había abandonado, no podía recibir palabra de Dios. Desesperado, y siguiendo una constante en su vida, desobedeció a Dios, y sufrió las consecuencias. Este relato de Saúl nos enseña una lección y no es un ejemplo que debamos seguir.

Un minuto después de la muerte

¿Qué sucede con nuestro último aliento? La Biblia nos enseña lo que habrá de ocurrir. En primer lugar, nuestra alma y espíritu inmaterial se separan de nuestro cuerpo físico. Luego, recibiremos de inmediato la sentencia en el juicio que determinará nuestro destino eterno. Aquellos que hayan confiado en el pago de Cristo en la cruz por nuestros pecados entrarán a la vida eterna en la presencia de Dios. 2 Corintios 5:8 dice: "Así que nos mantenemos confiados y preferiríamos ausentarnos de este cuerpo y vivir junto al Señor". 

No habrá demora en un estado de inconsciencia al que muchos denominan "sueño del alma-2. Estaremos de inmediato ante la presencia de Dios. En segundo lugar, el alma en el cielo se perfecciona en santidad, y desaparece por completo nuestra antigua naturaleza pecaminosa. Hebreos 12:23 menciona "los espíritus de los justos que han llegado a la perfección". Los espíritus de los santos están en el reino de los cielos y han llegado a la perfección. La lucha contra el pecado que describió Pablo y en la cual participan todos los cristianos finaliza para siempre cuando, después de la muerte, entramos en nuestra condición glorificada.


¿ENTONCES,QUE PASA ENTONCES CUANDO SE NOS APARECE UN MUERTO?

La Biblia enseña que el enemigo se disfraza, como vemos en 2 Corintios 11:14 Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz”. En otras palabras, el enemigo es un experto en “presentarse transformado en la persona fallecida” para obtener sus objetivos. Pero esta práctica del demonio, de presentarse transformado en la apariencia física de un difunto, es ancestral, lo lleva haciendo miles de años, 

Cuando morimos nuestro cuerpo se vuelve polvo como dice Génesis 3:19, pero nosotros no solo somos cuerpo como vemos en 1Tesalonicenses 5:23, también somos espíritu y la escritura enseña en Eclesiastés 3:21, que el espíritu sube a Dios. Así que no hay espíritus vagando por este mundo ni almas en pena esperando algún tipo de descanso, pero si hay demonios tomando apariencias de seres queridos para aprovecharse de hacer daño.

Bueno ya sabemos que no son de Dios estas apariciones, primero porque no dan paz y todo lo que viene de arriba es bueno, da paz, da sosiego. Yo recomiendo que cuando esto suceda el creyente se ponga a orar e invocar la presencia del Señor, ignorando por completo dicha aparición, ya verá que pronto desaparece porque la Biblia dice en Santiago 4:7 Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros.


La Biblia enseña que la comunicación con los muertos no es posible. Una y otra vez en la Biblia, Dios ordena a su pueblo desistir de la práctica de la necromancia, el arte de comunicarse con los muertos. Deuteronomio 18:10, 11 dice: Nadie entre los tuyos deberá sacrificar a su hijo o hija en el fuego; ni practicar adivinación, brujería o hechicería; ni hacer conjuros, servir de médium espiritista o consultar a los muertos .

Eclesiastés 12:7
Entonces volverá el polvo a la tierra como lo que era, y el espíritu volverá a Dios que lo dio.

PAZ Y BIEN !!!

lunes, 16 de mayo de 2011

CREER PARA VER

Romanos 8:24 Porque en esperanza somos salvos; mas la esperanza que se ve, no es esperanza; porque lo que alguno ve, ¿á qué esperarlo? Ver para creer !Esta frase es utilizada casi siempre para auto-justificar nuestra propia incredulidad. Muchos no creen en Dios, porque se hacen este planteo: Si no lo veo... no creo!

Hebreos11:1 ES pues la fe la sustancia de las cosas que se esperan, la demostración de las cosas que no se ven. ¿Cómo se puede demostrar algo que no se ve? Con la clásica figura del viento, por ejemplo, al cual no vemos, pero sentimos y apreciamos su fuerza, sobre todo cuando este es muy impetuoso y empieza a agitar las cosas que nos rodean.

¿Ver para creer o creer para ver? Hay quienes hablan de la “fe” de Tomas, quien dijo ver para creer,

Juan 20“Mientras no vea yo la marca de los clavos en sus manos, y meta mi dedo en las marcas y mi mano en su costado, no lo creeré —repuso Tomás.

Una semana más tarde estaban los discípulos de nuevo en la casa, y Tomás estaba con ellos. Aunque las puertas estaban cerradas, Jesús entró y, poniéndose en medio de ellos, los saludó”—¡La paz sea con ustedes! Luego le dijo a Tomás:—Pon tu dedo aquí y mira mis manos. Acerca tu mano y métela en mi costado. Y no seas incrédulo, sino hombre de fe. —¡Señor mío y Dios mío! —exclamó Tomás. —Porque me has visto, has creído —le dijo Jesús—; *dichosos los que no han visto y sin embargo creen.”

La fe de Tomás sencillamente, no era fe.

O la “fe” de Pedro que comenzó a caminar sobre el agua, pero cuando la vio se hundió.

Y descendiendo Pedro de la barca, andaba sobre las aguas para ir a Jesús. Pero al ver el fuerte viento, tuvo miedo; y comenzando a hundirse, gritó, diciendo: ¡Señor, sálvame! - Mateo 14:29,30

Pedro lo estaba haciendo bien hasta que sacó los ojos en Jesús. Mientras él tenía fe, él hizo cosas imposibles sin la ayuda de Dios. Él mantuvo sus ojos en Jesús y caminó sobre el agua. Cuando miró alrededor del mundo, el comenzaba a creer que la tormenta iba a derrotarlo. Él perdió la fe. El quitó la mirada en Jesús, y comenzó a hundirse. Si nosotros nos olvidamos que Jesús está justo aquí para ayudarnos, podemos dejar que las tormentas de la vida nos hagan hundir. Si mantenemos los ojos en Jesús podemos hacer cosas poderosas para Dios por fe.

Entonces Pedro pronunció el rezo probablemente más corto de la Biblia: Señor, sálvame.

En cambio Abraham por fe logró imposibles.Por la fe... Sara concibió siendo estéril, senil y con el cuerpo seco por los años.Pablo dice q Abraham no se debilitó en la fe al considerar su cuerpo(es decir Abraham no andaba según la vista). Dice q tampoco dudó, por incredulidad, de la promesa de Dios, si no q se fortaleció en fe, dando gloria a Dios, convencido q Dios haría todo lo q había prometido.

La “fe” entre comillas de Tomás sencillamente no era “fe”, pues “Fe es tener la certeza de aquello que no se ve” y en el caso de Tomas este exigió ver para poder creer, en el caso de Pedro, comenzó bien, caminando sobre el agua viendo a Jesús, mientras hizo esto su fe lo mantuvo, pero en cuanto desvió la mirada hacia lo físico (el agua) se hundió, una buena manera de practicar la “FE” es olvidarnos de los sentidos, éstos destruyen la confianza que tenemos en la palabra de Dios.

Porqué falló la fe de Pedro? Por una parte, porque Pedro comenzó a mirar las circunstancias físicas. Reparo en el bramido del viento, las olas turbulentas y el azote del agua. Estas sensaciones sacaron a Pedro de su fe porque reemplazo mentalmente la evidencia superior del viento y las olas por la evidencia interior de su fe en Jesucristo.

Pedro se concentro en las circunstancias físicas y su fe sucumbió en el tormentoso mar de Galilea

La fe se basa en una convicción interna, pero la duda, en una circunstancia externa .Cuando lo externo y lo negativo de la vida entra, la duda, comienza a ocupar el primer lugar en nuestra mente, y es allí donde la fe comienza a opacarse.

¿Por qué Pedro dudó? Porque se dejo dominar de lo externo y circunstancial aunque esta experiencia hizo madurar la fe de Pedro.

Quien tiene la fe del Creer para Ver, está en Paz, porque su corazón está unificado en la promesa de Dios y Su Poder. Dios nos llama a hacer cosas imposibles con fe. Debemos mantener nuestros ojos en Jesús en cada aspecto de nuestra vida, esto nos evitará sucumbir ante cualquier circunstancia.

PAZ Y BIEN ¡¡¡