martes, 31 de agosto de 2010

Han pasado veinte largos siglos...«Duc in altum»; «Boga mar adentro» (Lc 5,4)

“Al atardecer de aquel primer día de la semana, estando reunidos los discípulos a puerta cerrada por temor a los judíos, entró Jesus y, poniéndose en medio de ellos, los saludo.-¡La paz con ustedes¡-Dicho esto, les mostró las manos y el costado. Al ver al Señor, los discípulos se alegraron. -¡La paz sea con ustedes¡- repitió Jesús- Como el padre me envío a mí, así yo los envío a ustedes. Acto seguido, soplo sobre ellos y les dijo:- Reciban el Espíritu Santo. A quienes les perdonen sus pecados, les serán perdonados; a quienes no se los perdonen, no les serán perdonados”. Juan 20:19

Han pasado, Señor, ya veinte siglos de tu resurrección y todavía no hemos perdido el miedo, aún no estamos seguros, aún tememos. Aún vivimos mirando todo menos a tu cielo. Aún creemos que el mal será más fuerte que tu propia palabra. Todavía no estamos convencidos de que tú hayas vencido al dolor y a la muerte. Seguimos vacilando, dudando, caminando entre preguntas, amansando angustias y tristezas. Repítenos de nuevo que tú dejaste paz suficiente para todos. Pon tu mano en mi hombro y grítame: no temas. Infúndeme tu luz y tu certeza, danos el gozo de ser tuyos, inúndanos de la alegría de tu corazón Haznos Señor, testigos de tu gozo. ¡Y que el mundo descubra lo que es creer en ti!

“Los once discípulos fueron a Galilea, a la montaña que Jesús les había indicado. Cuando lo vieron lo adoraron; pero algunos dudaban. Jesús se acerco entonces a ellos y les dijo: Se me ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Por tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del hijo y del Espíritu Santo, enséñeles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes” Mateo 28:19

Y te falta aún el penúltimo gozo: dejar en nuestras manos la antorcha de tu fe. Tú habrías podido reservarte este oficio, sembrar tú en exclusiva la gloria de tu nombre, hablar tú al corazón, poner en cada loma la sagrada semilla de tu amor. Pero tú como un padre que sentara a su hijo al volante y le dijera: "ahora conduce tú", has querido dejar de nuestras manos la tarea de hacer lo que sólo tú haces: llevar gozosa y orgullosamente de mano en mano la antorcha que tu enciendes.

“Los once discípulos fueron a Galilea, a la montaña que Jesús les había indicado. Cuando lo vieron lo adoraron; pero algunos dudaban. Jesús se acerco entonces a ellos y les dijo:…”Y les aseguro que estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo” “Mateo 28:16:20

"Yo estaré con hasta el fin del mundo". Estas es la más grande de todas tus promesas, el más jubiloso de todos tus anuncios. Desde entonces el hombre no está solo, tú estás en cada esquina de las horas esperándonos, más nuestro que nosotros, más dentro de mí mismo que mi alma. "estaré con ustedes siempre", dijiste. Y desde entonces ha estado lleno nuestro corazón.

“Simón Pedro les dijo: Voy a pescar. Ellos le dijeron: Vamos nosotros también contigo. Fueron, y entraron en una barca; y aquella noche no pescaron nada Al despuntar el alba Jesús se hizo presente en la orilla, pero los discípulos no se dieron cuenta de que era él.-¡Muchachos no tienen algo de comer, les preguntó Jesús¡- -No- respondieron ellos-.Tiren la red a la derecha de la barca, y pescarán algo. Así lo hicieron, y era tal la cantidad de pescados que ya no podían sacar la red. -¡Es el Señor¡- dijo a Pedro el discípulo a quien Jesús amaba ” .Juan 21:3-7

Desde que tú te fuiste nos empeñamos en no pescar nada. Llevamos veinte siglos echando inútilmente las redes de la vida y entre sus mallas sólo pescamos el vacío. Vamos quemando horas y el alma sigue seca. Nos hemos vuelto estériles, vivimos en una tierra cubierta de Cemento y luces artificiales. “Y una tarde tú vuelves y nos dices: "Echa tu red a tu derecha, atrévete de nuevo a confiar, abre tu alma, saca del viejo cofre las nuevas ilusiones, dale cuerda al corazón, levántate y camina". Y lo hacemos, tal vez sólo por darte gusto, o tal vez hasta solo por probarte. Y de repente, como tú lo aseguraste, porque tu si mantienes lo que prometes, aunque dudemos de ti y no confiemos en tu palabra, nuestras redes rebosan de alegría, nos resucita el gozo y es tanto el peso del amor que recogemos que la red se nos rompe, cargada de nuevas esperanzas.
Señor: llégate hoy a nuestra orilla, camina sobre el agua de nuestra indiferencia, devuélvenos Señor tu alegría! Perdónanos la desconfianza.

PAZ Y BIEN Y QUE DIOS EN SU INFINITA BONDAD, NOS CONCEDA IR MAS ALLÁ, DE ESTAS PALABRAS CONTENIDAS EN ESTE BLOG, PARA ARRIBAR ASÍ A LOS PIES DE LA PALABRA QUE ESTA ES LAS SAGRADAS ESCRITURAS, EN ELLAS ESTA LA VIDA QUE DESESPERADAMENTE ANHELAMOS.

jueves, 26 de agosto de 2010

Ese verbo que nos aleja de todo lo bueno

El verbo…todo está ahí, es la raíz de todos nuestros quebrantos, nuestros agobios, nuestras frustraciones, no lo utilizamos , al menos no, el que heredamos de nuestro creador. Es por medio de la palabras que no logramos situarnos en el plano de la vida para el cual fuimos creados. Somos seres llamados a la comunión con nuestros semejantes y con el Creador.

¡Cuánto más poder existe, entonces, en la palabra que procede de la boca de Dios! No es como ninguna otra palabra pronunciada en el universo, pues ella procede de la fuente misma de la vida... En cambio, las palabras que pronunciamos nosotros son palabras recibidas de otros.

El poder de las palabras que declaramos. Santiago 3:3 “Poniendo un freno en la boca del caballo podemos dominarlo y sometemos así todo su cuerpo” 10. “de la misma boca salen maldición y bendición”

Dios en su infinito amor nos creo a imagen y semejanza suya, nos creo para su gloria, para compartir su amor y sus riquezas con nosotros. Nosotros somos creados por él, para él y en él, por lo tanto el propósito de Dios para con nosotros es que seamos como él. Esto es una relación de padre e hijo donde el hijo hereda las características de su padre.


Génesis 1:26-28 Entonces dijo Dios: "Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y tenga potestad sobre los peces del mar, las aves de los cielos y las bestias, sobre toda la tierra y sobre todo animal que se arrastra sobre la tierra". Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Los bendijo Dios y les dijo: "Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra y sometedla; ejerced potestad sobre los peces del mar, las aves de los cielos y todas las bestias que se mueven sobre la tierra".


Al nosotros ser espíritu de su espíritu fuimos hechos semejantes a él y heredamos las características que nos dan imagen y semejanza a él. Por lo tanto podemos decir que esta imagen y semejanza a Dios es espiritual y no física o del cuerpo pues el creador es espiritual y el desea que andemos según el espíritu y no por la carne.


(Rom 8:6) "Pero no hay sino muerte en lo que ansia la carne,mientras el espíritu anhela vida y paz" Debemos tener en claro que la herencia de Dios no se recibe por derecho sino por gracia y hallamos gracia cuando aceptamos a Cristo como salvador, lo invitamos a que more en nosotros.


Gálatas 6:8 “El que siembra en su carne, de la carne cosechara corrupción. El que siembra en el espíritu, cosechara del espíritu la vida eterna”.

Con todas estas cualidades, ¿como es que solo hablamos de las tormentas, los quebrantos, nos regocijamos contando una y otra vez, haciendo cada vez mas nuestras las enfermedades, los problemas?, ¿cuánto tiempo y energía le invertimos a contar una y otra vez, lo que nos aflige?, no nos damos cuenta de que estamos llamados a hacer lo contrario; a hablar de lo que hicimos, de lo que logramos “mientras” esto o aquello nos sucede.

Es en esa tormenta donde estamos llamados a hacer cosas extraordinarias, no digo imposibles porque para el cristiano no hay imposibles. 1Corintios 2:16 “Quien ha conocido la forma de pensar del señor y puede aconsejarle? Y precisamente nosotros tenemos la forma de pensar de Cristo” Esto no lo dije yo, esto está en las escrituras.

Estamos acostumbrados a “luchar” hacemos una guerra de todo, siempre vamos en “contra de” usamos términos como “todos en contra de la guerra” En lugar de: “todos a favor de la paz”, la madre Teresa de Calcuta, no aceptaba ninguna invitación donde se fuese en contra de algo, ella decía que había que estar a favor de la opción positiva, porque para un Cristiano siempre hay opciones.

¿Estamos enfermos, con deudas, sin trabajo, en medio de cualquier dificultad? No pensemos, hagamos, porque tenemos el poder de hacer, lo extraordinario en medio de esa tormenta: 1Corintios 2:4 “mil palabras y mi mensaje no contaron con los recursos de la oratoria, sino con manifestaciones de espíritu y poder, 5. Para que su fe se apoyara no, en la sabiduría humana, sino en el poder de Dios.” ,

Hablemos entonces, de lo que estamos haciendo para que la tormenta salga de nosotros y no le demos albergue contando a todo el mundo lo que nos pasa, sino lo que estamos haciendo para resolverlo, un problema es algo que no tiene solución, nosotros tenemos situaciones por resolver, no tenemos problemas.

No imaginamos lo que podemos lograr en medio de la tribulación, si no hicimos algo extraordinario durante la tormenta, la tormenta se quedara con nosotros y estará muy a gusto, porque estaremos alimentándola para que no se vaya y poder seguir contando a todo el que se nos acerca, lo mal que la estamos pasando. 1Corintios 2:14 “El que se queda a nivel de la psicología no acepta las cosas del espíritu. Para él son tonterías y no las puede apreciar, pues se necesita una experiencia espiritual”

Elegimos ser víctimas, aunque tenemos con que ser ganadores. Si Dios nos creó, podemos estar seguros de que podemos. Debemos reconocer que no depende de lo que hacemos, sino de lo que somos. Si estamos en Cristo, somos hijos de Dios; ése es nuestro valor, no somos víctimas de nada.


Juan 10:17 “El Padre me ama porque yo doy mi vida para retomarla de nuevo.18 Nadie me la quita, sino que yo mismo la entrego. .En mis manos está el entregarla o recobrarla, este es el mandato que recibí de mi Padre”


Entonces es precisamente durante la "tormenta", que podemos enarbolar esa bandera de Victoria .1 Corintios 2:9.”Recuerden la Escritura: Ni ojo vio, ni oído oyó, ni por mente alguna han pasado las cosas que Dios ha preparado para los que lo aman".

Que Dios, en su infinita bondad, nos conceda ir más allá de las palabras que contiene este blog, para arribar a los pies de la Palabra que está en las escrituras. ¡En ellas está la vida que tan desesperadamente anhelamos!

PAZ Y BIEN¡¡¡

lunes, 23 de agosto de 2010

Un pájaro herido no puede volar, pero un pájaro que se apega a una rama de árbol, tampoco

Todos sabemos que el mundo está lleno de sufrimiento; pero, lo que al parecer no sabemos es que la raíz del sufrimiento es el apego;en medio de tanta mala noticia hay una buena: que la supresión del sufrimiento significa la eliminación, el abandono, de los apegos.

Entonces ¿De dónde provienen todos los conflictos? De los apegos. ¿De donde proviene el sufrimiento? De los apegos. ¿De dónde proviene la soledad? De los apegos. ¿De dónde proviene el vacío? : el origen es el mismo...los apegos

¿De dónde provienen los temores? También de los apegos. Sin apego no hay temor.


Una anecdota: Se cuenta que en el siglo pasado, un turista americano fue a la ciudad de El Cairo, Egipto, con la finalidad de visitar a un famoso sabio. El turista se sorprendió al ver que el sabio vivía en un cuartito muy simple y lleno de libros. Las únicas piezas de mobiliario eran una cama, una mesa y un banco.

- ¿Dónde están sus muebles? preguntó el turista.

Y el sabio, rápidamente, también preguntó:

- ¿Y dónde están los suyos...?

- ¿Los míos?, se sorprendió el turista. ¡Pero si yo estoy aquí solamente de paso!

- Yo también. Concluyó el sabio.


Efectivamente, la vida en la Tierra es solamente temporal... sin embargo, vivimos como si fuésemos a quedarnos aquí eternamente y olvidamos de ser felices. Olvidamos que el valor de las cosas no está en el tiempo que duran... sino en la intensidad con que suceden. Por eso existen momentos inolvidables... cosas inexplicables y personas incomparables, pero que por los apegos a lo indebido no prestamos atención.

Sin duda alguna el apego origina... impedimentos, dependencia y limitación.

¿De donde llega el apego? De olvidar nuestro primer y único amor, nuestro unico apego debe ser a Dios y las cosas de Dios, es el único que nos dará paz y crecimiento espiritual, por el único que podremos liberarnos de todo y comenzar a ser felices.


"Yo conozco tus obras, y tu arduo trabajo y paciencia; y que no puedes soportar a los malos, y has probado a los que se dicen ser apóstoles, y no lo son, y los has hallado mentirosos; y has sufrido, y has tenido paciencia, y has trabajado arduamente por amor de mi nombre, y no has desmayado. Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor" Apocalipsis 2:2-4


El apego nos aleja de nuestro primer amor, el apego a las personas, y a las cosas
Quien diga que vive en paz y armonía... sin haberse liberado del apego se está engañando. La felicidad no depende de lo que pasa a nuestro alrededor... sino de lo que pasa dentro de nosotros. La felicidad es una forma de caminar por la vida, porque la raíz de la felicidad está en el interior del ser humano, no afuera.

Sí, el apego es un estado emocional de vinculación compulsiva a una cosa o persona determinada... originado por la creencia de que sin esa cosa o persona, no es posible ser felices. Por tanto, no nos debe sorprender que nuestra mente diga: “No puedo ser feliz si no tengo tal o cual cosa, o si tal persona no está conmigo”. “No puedo ser feliz si tal persona no me ama”. “No puedo ser feliz si no tengo un trabajo seguro”. No puedo ser feliz si estoy solo (a)”. “No puedo ser feliz si no tengo un cuerpo de Miss Universo o no me visto a la moda”.

Nuestra mente está programada para demostrarnos constantemente (si no es por una cosa, es por otra) que no podemos ser felices. Todo esto es falso, porque no hay un solo momento en nuestra vida en el que no tengamos cuanto necesitamos para ser felices.

Así que, para liberarnos del apego... debemos transformar nuestra mente. Ardua tarea. ¿Verdad?.
Reflexionemos sobre esto por un momento: Si yo te necesito a ti para llenar mis vacíos, pobre de ti y de mí... porque te voy a atrapar en la prisión de mi vacío. Si tú me necesitas solo para compensar tus vacíos ... no me vas a dar más que tus carencias, tu sombra y tu pobreza. No me vas a regalar lo mejor de ti mismo, que es tu riqueza y todas aquellas cosas que ya has afirmado... aquello que traes para regalarle al mundo desde tu propio nacimiento.

Dios nos da tiempo y oportunidad para que nos arrepintamos de nuestra pereza, apatía y falta de Fe para que retornemos ese vinculo precioso que es la relación intima con Jesucristo.Somos soldados peleando por rescatar a otros que están en las tinieblas en las que nosotros nos encontrábamos y luego dejarlos volar hacia su primer amor.

"...pero el Dios de los hombres jamás nos va a decepcionar ni abandonar (Romanos 8:38), hemos sido fieles en la doctrina, en la fe; pero necesitamos enamorarnos de Jesús!! Apasionarnos como cuando recién nos convertimos, humillándonos en su presencia.

“no temáis a los que matan el cuerpo, mas el alma no pueden matar; temed más bien a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno” (Mateo 10:28)

“No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan; 20sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan” (Mateo 6:19,20)

“...y los que compran, como si no poseyesen; y los que disfrutan de este mundo, como si no lo disfrutasen; porque la apariencia de este mundo se pasa” (1 Corintios 7:30-31)

“todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallará. 26.Porque ¿qué aprovechará al hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? (Mateo 16:25,26)

“Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día. 17Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria; 18no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas” (2 Corintios 4:16-18)

“No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. 16Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo. 17Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre” (1 Juan 2:15-17)

“Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará; porque a éste señaló Dios el Padre” (Juan 6:27)


En fin, si tenemos un temor excesivo a la muerte, a la pobreza, a las aflicciones, a las enfermedades y a cualquier enemigo de la vida terrenal, es porque tenemos un apego excesivo a la vida y las cosas de este mundo.


No debemos tener apego a las personas... esposo (a), padres, hermanos, hijos(os), amigos(as), pastores, sacerdotes...solo a Dios debemos apegarnos,la adoración exclusiva a Dios es exigida por el Primer Mandamiento.
Jesús dijo: "Adorarás al Señor tu Dios y sólo a él darás culto" (Lc.4,8; cf. Deut 6,4-5, Mt. 4,10)

También dijo:Aquel que ame a padre o madre más que a Mí no es digno de Mí; y el que ame a hijo o hija más que a Mí no es digno de Mí. Y aquel que no tome su cruz y Me siga no es digno de Mí. Aquel que ha encontrado su vida la perderá, y aquel que ha perdido su vida por amor a Mi la encontrará.” (Mateo 10:32-39).

Adorar es humildemente reconocer la verdad: Somos criaturas ante Dios.Nacimos y vivimos solo para adorarlo a el, ¡¡¡Èl es el único apego que da libertad ¡¡¡

PAZ Y BIEN ¡¡¡

viernes, 13 de agosto de 2010

Buenas nuevas

Isaías 61:1-3

“El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel; a proclamar el año de la buena voluntad de Jehová, y el día de venganza del Dios nuestro; a consolar a todos los enlutados; a ordenar que a los afligidos de Sion se les dé gloria en lugar de ceniza, óleo de gozo en lugar de luto, manto de alegría en lugar del espíritu angustiado; y serán llamados árboles de justicia, plantío de Jehová, para gloria suya.”



Jesucristo vino a sanar al de corazón quebrantado. ¿Tienes el corazón quebrantado por algo, o alguien?¿Fuiste herida(o)¿Estás triste esta mañana?¿te sientes Cautivo?¿Perdiste tu libertad? ¿Perdiste a un ser querido?

Puede que tu dolor sea grande, pero hay alguien que puede sanarlo... Jesús. Dios lo envío para sanar a los de corazón quebrantado.Todas las heridas necesitan a Jesús para ser sanadas.Abre tu corazón a Jesús, Él es el Sanador; pídele que te visite y te sane.

Él comprende nuestras debilidades y en Él encontramos la ayuda, el aliento y la sanidad que necesitamos. Él está siempre dispuesto a complacernos, es por eso que estamos rodeados de tantas buenas noticias. "Gloria en lugar de ceniza, óleo de gozo en lugar de luto, manto de alegría en lugar del espíritu angustiado"

"Para cada mañana ésta es una buena noticia: Cada nacimiento de un día es una buena noticia.


Entonces porque no dar las gracias en cada amanecer.Cuando uno se despierta de esa nebulosa, si realmente no estuviésemos tan condicionados por tantas cosas adquiridas, tendría que asombrarnos al despertar; esas grandes sorpresas y con una sonrisa exclamar:"Tengo una promesa, una buena nueva" gracias Señor.”

Aceptemos esa promesa de restauración por medio de la palabra que nos da a diario.

Entonces el Rey dirá á los que estarán á su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo.Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fuí huésped, y me recogisteis;Desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; estuve en la cárcel, y vinisteis á mí.Entonces los justos le responderán, diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te sustentamos? ¿ó sediento, y te dimos de beber?¿Y cuándo te vimos huésped, y te recogimos? ¿ó desnudo, y te cubrimos?¿O cuándo te vimos enfermo, ó en la cárcel, y vinimos á ti?Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis á uno de estos mis hermanos pequeñitos, á mí lo hicisteis.(Mateo 25; 34-40)


Le dejo ilustrado en un poema de Marcelo A. Murúa,como podemos anunciar nosotros también las "buenas nuevas" dice así:

Anunciamos la Buena Noticia de Jesús
cuando seguimos los pasos
de su práctica concreta
y nuestra vida da testimonio
del Reino que Dios quiere para todos.

Anunciamos la Buena Noticia de Jesús
cuando vivimos para los demás,
cuando nos interesa lo que le pasa al otro,
cuando sentimos el sufrimiento ajeno
como propio,
cuando el otro es hermano
aunque no lo conozcamos.

Anunciamos la Buena Noticia de Jesús
cuando nos comprometemos por la vida,
cuando luchamos por la justicia,
cuando construimos la paz y la concordia,
cuando nos rebelamos ante la injusticia
e intentamos aportar nuestro granito de arena
para que el mundo cambie.

Anunciamos la Buena Noticia de Jesús
cuando nos animamos a juntarnos,
cuando comenzamos a compartir,
cuando aprendemos juntos,
cuando superamos las diferencias
y nos animamos a vivir
la aventura de la comunidad,
y caminar en los pasos de Jesús.


Anunciamos la Buena Noticia de Jesús
cuando nos preocupamos
de los problemas de esta tierra,
cuando tenemos la mirada atenta
para ver a Dios que habla en la vida,
cuando nos dejamos interpelar
por la marcha de la historia
y juntos buscamos discernir
lo que Dios quiere,
su voluntad en nuestro tiempo.

Anunciamos la Buena Noticia de Jesús
cuando ponemos nuestra existencia
al servicio de su proyecto,
como lo hizo María,
haciendo su voluntad,
viviendo su Palabra,
construyendo su Proyecto
con nuestro aporte.

Anunciamos la Buena noticia de Jesús
cuando confiamos que El vive
y nos dará las fuerzas necesarias,
hablará en nuestra boca
y actuará a través de nuestras manos,
si vivimos según su Espíritu,
animados por la esperanza
que un mundo mejor es posible
si cada uno empieza a construirlo ya,
y eso sí que es una ¡Buena Noticia para todos!


PAZ Y BIEN ¡¡¡

jueves, 12 de agosto de 2010

El que te hiere es porque está herido

Texto del Evangelio (Mt 18,21 - 19,1): En aquel tiempo, Pedro preguntó a Jesús: «Señor, ¿cuántas veces tengo que perdonar las ofensas que me haga mi hermano? ¿Hasta siete veces?». Dícele Jesús: «No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete.


Colosenses 3:12 Como elegidos de Dios, sus santos y amados, revístanse de sentimientos de profunda compasión. Practiquen la benevolencia, la humildad, la dulzura, la paciencia.
3:13 Sopórtense los unos a los otros, y perdónense mutuamente siempre que alguien tenga motivo de queja contra otro. El Señor los ha perdonado: hagan ustedes lo mismo.
3:14 Sobre todo, revístanse del amor, que es el vínculo de la perfección.
3:15 Que la paz de Cristo reine en sus corazones: esa paz a la que han sido llamados, porque formamos un solo Cuerpo. Y vivan en la acción de gracias.
3:16 Que la Palabra de Cristo resida en ustedes con toda su riqueza. Instrúyanse en la verdadera sabiduría, corrigiéndose los unos a los otros. Canten a Dios con gratitud y de todo corazón salmos, himnos y cantos inspirados.
3:17 Todo lo que puedan decir o realizar, háganlo siempre en nombre del Señor Jesús, dando gracias por él a Dios Padre.


El que te hiere es porque está herido y quiere que tu también lo estés, es como cuando estas enojado y sin pensarlo tratas mal al primero que se aparece en tu camino, eso no significa que no le quieras, significa que estás bravo y quieres molestar al otro para tener “compañía”,…
Los que hieren están sufriendo en su interior y no tienen otra forma de expresarlo, no sienten a Dios, no sienten al consolador y no saben expresar el amor más que con rencor, no significa que no sientan amor, solo que están muy agobiados para mostrarlo y dejan que los malos sentimientos afloren y arropen por completo ese amor.
¿Cómo reaccionar ante alguien que nos hiere? Por nuestro propio bien, debemos olvidarnos de los deseos de venganza. ¿Queremos sanar? o ¿Queremos vengarnos de quien nos hizo daño? No tenemos suficiente energía para hacer ambas cosas. No podemos hacer ambas. Vamos a tener que decidir qué es lo que queremos hacer. ”Vengarnos”, es igual a tratarlo igual o peor, a convertirnos en “ellos” para poder así tratarlos de igual manera, por ejemplo soy misericordiosa, paciente, humana, amorosa, pero como me trataste mal hoy, me convierto en lo que no soy , te imito y te trato igual que tu lo hiciste conmigo. Esto no tiene sentido, a pesar de ti yo sigo siendo la misma, y de mi, a pesar de ti, no saldrán sentimiento malos, ni bajas pasiones hacia ti, ni hacia nadie. “Deja que el que esté inquieto, se inquiete...solo” No le dejes que te inquiete a ti también.
Un secreto: El vengarse de alguien no va a curar nuestro dolor. Algunos lo han hecho. Algunos le han hecho “pagar” a la persona que los lastimó y saben qué? eso no resolvió el problema porque aún sienten dolor. Sólo hay una manera de sacar el dolor de nuestro corazón cuando alguien nos ha lastimado y esa es a través…
Del Perdón. Y podríamos decir “¡Pero no merece ser perdonado!” Tienes razón. Yo no dije que lo merecieran. Tal vez no lo merecen, pero tampoco nosotros merecimos ser perdonado y Dios nos perdonó. No le estoy diciendo que perdonemos porque lo merecen, no debemos juzgar. Digo perdonemos por nuestro propio bien. No le demos el control a esta persona de nuestra vida. No podemos guardar un resentimiento y disfrutar de la vida. Tenemos que dejarlo ir. Tenemos que dejar ir esas ganas de vengarnos o de “hacerles pagar” por lo que nos hicieron. No porque lo merezcan sino porque nosotros queremos continuar con nuestras vidas.
“No paguéis a nadie mal por mal procurad lo bueno delante de todos los hombres. Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres. No os venguéis vosotros mismos amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios, porque escrito está: «Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor” Rom. 12:17-19 (RV 1995)
La razón por la que no actuamos correctamente es porque nos olvidamos de esto. Nos olvidamos de que Dios ve todo el daño que nos han hecho. Cuando nos olvidamos que Dios vio como nos hirieron, creemos que podemos resolver el asunto por nuestra cuenta pero no podemos. Dios dice “Yo ajustaré las cuentas”. Deja que Jesús ajuste las cuentas. Confía en que Dios cobrará la deuda. Dios vio lo que estaba sucediendo. Él vio el daño que te hicieron y Él hará justicia en el momento apropiado. Así que tenemos que tomar una decisión: O nos pasamos la vida tratando de ajustar las cuentas o dejamos que lo haga Dios.
“tú bien sabes las veces que he llorado”. Salmos 58.6b (BLS)

¿Sabes que Dios tiene anotado cada una de las lágrimas que has derramado, las veces que has sido abusado, las veces que has sufrido injusticia, prejuicios, dolor y rechazo? Dios tiene un record de tus lágrimas y un día va a ajustar las cuentas porque Él es el Dios de la justicia. Nada ha pasado inadvertido por Sus ojos. Ninguno de tus dolores. Ojo ajustar cuentas no significa que te vaya a vengar a ti por medio del otro, no, a cada cual su justicia, solo te va a redimir y enaltecer a ti, sin que el otro tenga nada que ver, muchas personas creen que la justicia divina es colectiva, no, Dios tampoco se venga, ni te venga solo le da a cada quien según sus obras, la justicia divina en este caso seria, recompensarte a ti por tu misericordia, por tu paciencia, por tu tolerancia, y como vez, el otro no tiene nada que ver.

Jesús entiende lo que es al abuso. “Cuando Jesús sufrió, Él no amenazó con hacerlos pagar a todos por su abuso. Él dejó todo en manos de Dios”. Jesús tuvo seis heridas antes de morir. Una herida en la cabeza, otra en la cara, en la espalda por los latigazos, en las manos, en los pies y en un costado donde le clavaron la lanza. Pero la herida más profunda de Jesús fue la que guardaba en su interior – la de la traición. Jesús conoció el abuso, el rechazo, el odio, la injusticia. Jesús pudo destruirlos en un instante, pero, en vez de hacerlo, levantó sus manos y dijo “Padre perdónalos porque no saben lo que hacen”.

¿Por qué debemos perdonar a aquellos que nos lastiman? En primer lugar porque Dios te ha perdonado a ti. En segundo porque vas a necesitar que te perdonen mucho más en el futuro. Y en tercer lugar porque esa es la única manera en que vas a poder sanar. No hay otra manera. Tienes que dejar ir el deseo de hacerle pagar tu, al otro, aunque sea con desprecio, Jesús lo habría hecho? No, Jesús pidió por ellos, hazlo tú también. Un buen dato es , siempre pregúntate antes de actuar, ¿Qué habría hecho Jesús?
“Asegúrense de que nadie deje de alcanzar la gracia de Dios; de que ninguna raíz amarga brote y cause dificultades y corrompa a muchos” Hebreos 12.15 (NVI)


REEMPLAZA ESOS RECUERDOS AMARGOS DE QUIEN TE HIRIO CON LAS VERDADES DE DIOS
“No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta”. Romanos 12.2 (NVI)
¿A quién vas a escuchar? ¿A quién le vas a creer? ¿Vas a creer en la mentira que le dijeron? ¿Vas a guardar en tu corazón y tu vida lo que una persona imperfecta y pecadora dijo, hizo o sintió hacia ti? ¿O vas a creer en lo que Dios dice?

Ante la critica nosotros tenemos morando al consolador en nosotros, cierra los ojos y ora, el espíritu santo vendrá a consolarte y la compasión vendrá a tu corazón, ponla en lugar de la ira. Compasión es sentir el dolor de otro, como Jesús, piénsalo por un momento, que te eleva más ¿Una venganza? ¿O llegar a sentir por el otro, a compadecerte de su dolor que le hace arremeter contra ti, que de su incapacidad de recibir el cariño de otros? .Jesús no abrió su boca pidió a Dios que perdonara a los que lo estaban hiriendo. No dejes de hacer el bien, no desmayes, dios está contigo y está formando su carácter en ti, aprende a identificarlo con estas personas que aparecen en tu vida, esa que te quita la paciencia, la que te hiere, la intolerante, solo son instrumentos para que practiques el carácter de Jesús en ti, hazlo, practícalo y vas a ver el fruto.

Gracias señor, gracias porque tú nunca llegas tarde. Tú llevaste ese dolor, Señor ayúdanos a llevarlo nosotros también, tu soportaste pacientemente Señor el abuso, el rechazo, el odio, la injusticia, quien soy yo para no hacer lo mismo, ayúdame señor a heredar tu carácter, pues segura estoy que solo así veré frutos. Quiero tomar tus pasos, haz que tu carácter este siempre en mi.

“Porque el hombre mira la apariencia, pero el Señor mira el corazón” (1 S 16,7)
"Dios nos hizo para Él, y nuestro corazón estará inquieto hasta que descanse en Él." Agustín de Hipona.
El alma que está enamorada de Dios es un alma gentil . ...
PAZ Y BIEN ¡¡¡

miércoles, 11 de agosto de 2010

Soy San@

“Creed en el Señor vuestro Dios, y estaréis seguros;…y seréis prosperados” (2 Crónicas 20:20).

hablemos de Abraham:

Romanos, 4:19 “Y no se debilitó en la fe al considerar su cuerpo, que estaba ya como muerto (siendo de casi cien años), o la esterilidad de la matriz de Sara”.


“Y sin debilitarse en la fe contemplo su propio cuerpo”, contemplo el resultado sin considerar su cuerpo, uno se da cuenta del problema, pero ,no deja que la fe se debilite, nos da miedo contemplar el resultado, el resultado es futuro, la sanidad ya se hizo, y es eso lo que debemos contemplar, la fe es la que sana, Dios ejecuta y luego revela. Fuimos “curados”…no “seremos” curados, esforzarnos en la fe, para ver lo que en el pasado ya sucedió, es lo que mejor podemos hacer, como Abraham, el sabia que lo de su hijo ya estaba hecho, porque se lo dijo Dios. No era algo que iba a suceder. El Señor ya nos sano y es eso lo que debemos ver y creer, no nuestros cuerpos, si hacemos lo contrario y observamos nuestros cuerpos, la fe se debilita, si creemos en las promesas de Dios nos fortalecemos.

De Sara y Abraham salió el pueblo de Israel, no solo de Israel, Abraham fue el padre de una multitud de naciones en su ancianidad, para Dios no hay imposibles.
Abraham salió adelante sin que nadie le diera Esperanza, o ¿es que alguien le iba a apoyar cuando dijera que su mujer Sara y el iban a tener un hijo siendo ancianos?, él sólo con su creencia vio de una vez el sueño de Dios realizado.
Una cosa es que tengamos fe y momentos de fe y otra es que nos convirtamos en un hombre/mujer de fe.

“Y no se debilitó en la fe” cuando consideró su cuerpo para tener un hijo, se fortaleció, nuestra fe no se debe debilitar sino fortalecer, depende de lo que creamos que nuestra fe se debilite o se fortalezca. Y sabía que pronto moriría y no por eso dejo de estar bendecido por tener un hijo. A Abraham no le preocupó el no poder estar por su edad, en la vida de su hijo, pensó en la voluntad de Dios y la vida que iba a tener su hijo, nada más y nada menos que el Padre de Israel, con o sin Abraham.

Tampoco dudó, por incredulidad, de la promesa de Dios, sino que se fortaleció en la fe, dando gloria a Dios, plenamente convencido de que era también poderoso para hacer todo lo que él le había prometido” (Romanos 4:20-21).

Muchas veces cuando recibimos, (cito este ejemplo por ser el más común) un diagnóstico médico, sobre alguna parte de nuestro cuerpo dañada, ¿qué es lo primero que consideramos?, el temor se apodera de nosotros, la fe no solo se debilita sino que desaparece, porque contemplamos nuestro cuerpo, pero no como lo hizo Abraham, nosotros lo contemplamos con los ojos del mundo para el que casi todo es imposible, como el que alguien con cáncer terminal se sane, o como que un anciana pueda tener un hijo, pero si hacemos como Abraham, que considero su cuerpo y el de Sara y a pesar de lo que ”contemplo”: dos cuerpos arrugados, y encorvados, una matriz vieja y todos los años que llevaban encima, no se debilito en la fe, sino que por el contrario, se fortaleció, porque supo que ya lo del hijo, estaba hecho, en el pasado, que no tenía que esperar ningún resultado, sino considerar el poder de Dios, nosotros, esperamos los resultados de los exámenes, de la biopsia, del diagnostico médico, observamos nuestro cuerpo, escuchamos todos los cuentos de los que pasaron por lo mismo sin fe por supuesto, nos aterramos y abandonamos la fe, nos debilitamos, pero, si a “pesar de” como Abraham, solo vemos la sanidad que por Cristo tenemos ya, desde el pasado, que no tenemos que estar esperando ningún resultado, porque nuestra sanidad ya es un hecho, lejos de debilitarnos en la fe, nos vamos a fortalecer…como Abraham y entonces, podemos tener una esperanza contra otra esperanza y podemos establecernos firme y fuerte en lo que Dios ha dicho que es inamovible.

LAS PROMESAS DE DIOS SON PARA QUE LAS CREAMOS Y CAMBIEMOS LAS CIRCUNSTANCIAS. Dice la Biblia: Que Pedro en una noche no había pescado nada, pero Jesús les dio a ellos una pesca milagrosa. Que tuvieron que llamar a los amigos para llenar las barcas de ellos también. Si el Señor dijo que tiremos la red, vamos a tirarla. Pedro le dijo: estuvimos haciendo las cosas conforme al hombre y no paso nada. Pero ahora voy a hacer una cosa, en tu palabra echaré la red. Y cuando empezaron a levantarla se rompían las redes, en la condición humana no había nada, lo natural no traía nada. Pedro dijo: lo voy a hacer en tu palabra y tu palabra me garantiza que aquí abajo hay algo.
Sí, no había nada, cuando Pedro dijo “en tu Palabra” los peces de todos lados vinieron, porque lo natural obedece a lo sobrenatural. Lo natural era que ahí no hubieran peces, como en efecto, ya llevaban rato intentando llenar la red.

Cuando soltamos palabras de salud y sanidad, esa salud recorre lugares hasta cada rincón de nuestro cuerpo. Cuando la gente dice no hay esperanza o no hay salida ¡No los escuchemos! Cuando nosotros escuchamos "no hay esperanza", es que de acuerdo a la Palabra de Dios eso no a es bíblico, no está sobre las promesas de la Palabra de Dios.

Nosotros cada día tenemos que estar afirmando que promesa vamos aplicando a nuestra vida. Nada es imposible para Dios cuando nosotros creemos y confesamos su Palabra .Rom 4: 19 Y no se debilitó en la fe al considerar su cuerpo, que estaba ya como muerto siendo de casi cien años, o la esterilidad de la matriz de Sara. 20 Tampoco dudó, por incredulidad, de la promesa de Dios, sino que se fortaleció en fe, dando gloria a Dios Romanos 4:19-20 .

Entonces, si el Señor dice repartan los panes y los peces vamos a repartirlos. Si el Señor dice que somos sanos, vamos a creerlo. Ahí es donde se va a movilizar lo sobrenatural.

Ahí es donde nosotros tenemos que decidir ¿considero mi cuerpo o considero la promesa de Dios ? porque ahí es donde se genera la duda o se fortalece en la fe. El que es agradecido, el que adora, glorifica y honra a Dios está diciendo por anticipado que lo que Dios me dijo que me iba a dar viene. La ley de la confesión no funciona cuando nosotros vamos y venimos entre dos creencias.

Un día observo mi cuerpo, porque me duele, por que lo veo arrugado y otro día creo en Dios. Nosotros tenemos que manifestar nuestra confianza en el Señor. Si nosotros decimos una cosa y hacemos otra, tambaleamos entre dos cosas.

Elías le dijo al pueblo: hasta cuándo van a claudicar entre dos pensamientos, si es Dios es Dios, sino es Baal. Agarremos por el rumbo de lo sobrenatural, pero no nos quedemos en el medio porque tambaleamos.

Digamos: ¡Siempre estaré dando gloria a Dios! ¡Estaré plenamente convencido que hará todo lo que me ha prometido! ¡Todo lo que dice la Biblia lo va a hacer conmigo! ¡La tierra se llenará de la gloria de Dios por causa de los que creen!

Eso es lo que debemos hacer, meditar en los versos que nos ofrecen sanidad una y otra vez, hasta que la fe se fortalezca en nuestro corazón, y podamos recibir lo que Dios ya nos dio. La Sanidad es cosa del pasado, ya está hecha, no es un resultado , no hay que esperar nada a futuro.

El mejor método de recibir sanidad es conocer que la sanidad nos pertenece. Colocar en nuestro corazón:lo que dios nos promete: Isaías 53:4-5 ..."Y gracias a sus heridas fuimos sanados”…, Mateo 8:17…”el cargó con nuestras enfermedades y soporto nuestros dolores”… y 1 Pedro 2:24; donde dice que Jesús tomó nuestras enfermedades y llevó nuestras dolencias…,que por sus heridas hemos sido sanados.

No estoy hablando de memorizar estos versos. Eso nos serviría tanto como decir “dos y dos son cuatro, cuatro y dos son seis.” Hablo de “convicción” de tener la convicción de ya somos Sanos en Cristo Jesús.

PAZ Y BIEN ¡¡¡

sábado, 7 de agosto de 2010

Perdón Señor, por pedirte perdón...

Señor, te pido perdón por haber dejado pasar tantas oportunidades para honrarte, por haber atesorado tantas imágenes olvidando que estás presente en todas partes, por desviar mi atención hacia ellas en lugar de buscarte en mi corazón. También te pido perdón por haberte agobiado con mis constantes peticiones, olvidando que mejor es tu voluntad que la mía, te pido perdón por mis omisiones constantes, por no decir te amo cuando lo sentí, por mi mirada indiferente, por no actuar a tiempo, por no poner en práctica tu palabra y conformarme con lo leído,por desesperar en los momentos de angustia, por no hacer lo imposible durante la tormenta y estar esperando sentada a que pasara... por pedirte perdón, a sabiendas de que cuando me arrepiento y me arrojo en tus brazos con tu misericordia infinita y ya me has perdonado.
PAZ Y BIEN ¡¡¡

jueves, 5 de agosto de 2010

Que no sea el hombre curioso escudriñador de las cosas de Dios, sino humilde imitador de Cristo

El que es escudriñador de la Majestad, será ofuscado y confundido de la gloria. Más puede obrar Dios que el hombre entender; pero permitida es la piadosa y humilde pesquisa de la verdad, que está siempre aparejada a ser enseñada y estudia de andar por las sanas sentencias de los Padres.
Bienaventurada la simpleza que deja las cuestiones dificultosas y va por el camino llano y firme de los mandamientos de Dios. Muchos perdieron la devoción queriendo escudriñar cosas altas.
Fe te demandan y buena vida, no alteza de entendimiento ni profundidad de los misterios de Dios. Si no entiendes ni alcanzas las cosas que están debajo de ti, ¿cómo entenderás lo que está sobre ti? Sujétate a Dios y humilla tu seso a la fe, y darte han lumbre de ciencia, según te fuere útil y necesario.
No te cures ni disputes con tus pensamientos. Cree a la palabra de Dios, cree a sus santos profetas.
Dios no te engaña. El que se cree a sí mismo demasiadamente, es engañado. Dios con los sencillos anda, y se descubre a los humildes, y da entendimiento a los pequeños; abre el sentido a los puros pensamientos y esconde la gracia a los curiosos y soberbios.
La razón humana flaca es, y engañarse puede; mas la fe verdadera no puede ser engañada.
Dios eterno e inmenso y de potencia infinita hace grandes cosas que no se pueden escudriñar en el cielo y en la tierra, y no hay que pesquisar de sus maravillosas obras. Si tales fuesen las obras de Dios que fácilmente por humana razón se pudiesen entender, no se dirían maravillosas ni inefables.

PAZ Y BIEN ¡¡¡
Tomado de "La imitación de Cristo" de Tomas de Kempis. Capitulo XVIII