Amado Dios en el mundo

miércoles, 30 de diciembre de 2009

Oración para la cena del año nuevo

Mc 6:41 El, tomando los cinco panes y los dos peces, alzando los ojos al cielo, bendijo y partió los panes y se los entregó a los discípulos para que se los sirvieran, y los dos peces los repartió entre todos

Padre queremos darte las gracias por permitirnos cenar nuevamente en familia, por estos alimentos y por la oportunidad que nos das para poder orar juntos y decirte que hoy aceptaremos tus promesas y depositaremos nuestra fe en ellas, elegimos el camino que conduce a ti, tu sanadora voz nos protege, dejamos todo en tus amorosas manos, no vamos a estar ansiosos por nada.

Queremos pedirte Señor que así como compartimos los alimentos con nuestros familiares, amigos y compañeros, nos permitas compartir con ellos también, tus virtudes, tus dones y tus bendiciones. Danos Señor la oportunidad de copiar tu carácter, de cosechar tus frutos en nuestros corazones: El amor, el gozo, la paz, la paciencia, la benignidad, la bondad, la fe, la mansedumbre, la templanza.

No te vamos a pedir Señor porque sabemos que estas a cargo de todo, solo te queremos dar las gracias Señor, porque sabemos que al que tiene hambre le darás pan, y te pedimos que al que tiene pan, le des hambre de ti, de tu verdad.

Te damos las gracias señor porque asistirás desde el cielo a todos los que sufren en el mundo  cubrirás a los que duermen a la intemperie, consolarás a los que han sufrido pérdidas familiares, acompañarás a los que están privados de su libertad.

Te damos gracias Señor porque sabemos que sostendrás a quienes han perdido toda esperanza; consolarás a quienes gritan o lloran por sus dolores;,sanarás a todos los que están enfermos, les darás fuerzas a los que reciben tratamientos, protegerás a quienes no pueden hacerlo solos; alentarás a quienes buscan rehabilitarse y dotarás de paciencia, humildad, constancia, perseverancia y firmeza a quienes están en el camino de la sanación.

Te damos gracias Padre porque sabemos que alumbrarás a quienes pasan una "noche oscura" y desesperan; que iluminarás a quienes ven tambalear su fe y se sienten atacados por la duda; porque apaciguarás a quienes se impacientan viendo que no mejoran; devolverás la paz y la alegría a quienes se llenaron de angustia; disminuirás los padecimientos de los más débiles y ancianos; y velarás junto al lecho de los que perdieron el conocimiento.

Bendecirás abundantemente a quienes asisten a nuestros hermanos en su dolor, los consuelan en su angustia, los protegen con caridad y los acompañan en su rehabilitación.

Y por último Padre te damos gracias por conducir a los que más lo necesitan a tu encuentro, y por darles el descanso eterno.

Esta noche Padre te pedimos que nos concedas conforme a tu voluntad que este año venidero el Espíritu Santo produzca más y más de Su fruto en nuestras vidas y los siembre para siempre en nuestros corazones y así poder disfrutar de tus promesas.

Amén.

PAZ Y BIEN ¡¡¡

domingo, 27 de diciembre de 2009

Pasitos de fe

No vale la fe sin amor (cf. Gal. 5,14). Pablo pone la caridad por encima de la fe. "Aunque tuviera plenitud de fe como para trasladar montañas, si no tengo caridad, nada soy" (I Corintios 13,2,); "Ahora subsisten la fe, la esperanza y la caridad, estas tres. Pero la mayor de todas ellas es la caridad" (I Corintios 13,13).

Dar pasitos de fe ¿Qué significa? Son los pasos que damos por encima de la lógica. Ir más allá. Vencer el temor y la incredulidad... y avanzar...
Si creemos, veremos frutos...
Cuando decidimos dar pasitos de fe, los frutos se dan.

Si tan solo abandonamos la duda y actuamos, de seguro nuestra vida será diferente, se abrirán las puertas a un mundo de señales y prodigios. Por eso es necesario creer. No es fácil, pero hoy es el día de comenzar.
¿Por qué hoy?, porque siempre será mejor hoy que mañana. Sirvamos de primer eslabón en esta cadena de Felicidad y de frutos que Dios quiere regalarnos, aceptemos esta paz, esta serenidad y confianza, comencemos desde hoy en Familia a dejar todo en sus amorosas manos. Es como comenzar a caminar,  pasito a pasito. Comienza por creer, confiar, esperar en el Señor, practica la misericordia, el perdón, la empatía, la bondad, sé humilde, prudente...



PAZ Y BIEN ¡¡¡

domingo, 13 de diciembre de 2009

El verdadero adorador no necesita imágenes

Juan 4: 24 Dios es espíritu, y los que le adoran deben adorarle en espíritu y en verdad.

Debemos saber que el Espíritu de Dios vive en cada uno de nosotros. Para orientarnos a Dios, nuestro Padre, y a Cristo, nuestro Redentor, no necesitamos ninguna imagen en lo externo, ante la que nos arrodillamos y oramos, sino que entramos en nuestro interior y desde allí oramos a Dios. Nosotros no necesitamos ninguna estatua, ningún relicario, ninguna imagen de El crucificado u otras cosas, pues sabemos que el Espíritu de Dios vive en nosotros. A Él nos orientamos. El es nuestro apoyo y sostén.


«Yo Soy el Señor, tu Dios. No tendrás otros dioses aparte de Mí. No te harás ninguna imagen ni ninguna semejanza de lo que está arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra».(éxodo 20)


Cada una de las denominadas imágenes de santos, a la que se rinde adoración, es en definitiva «el otro Dios», pues cada figura que se venera en lo externo nos aparta del verdadero Dios, del Dios en nuestro interior.

Por otro lado, con nuestra facultad de pensar no nos podemos saber como es el Cielo. No nos podemos hacer ninguna imagen de lo que hay en el cielo, ni mucho menos de Dios, ni de Cristo. Imágenes y estatuas son simplemente eso, imaginaciones. Hasta que no nos sumerjamos en ese Cielo, que como seres humanos no nos podemos imaginar; hasta que no veamos a Dios, nuestro Padre, cara a cara, no podremos saber como es. Una de las razones por las que no se deben hacer imágenes es porque se le resta divinidad a lo que hay en el cielo, no sabemos, no conocemos lo que hay en el cielo. No voy a hacer una pobre y limitada imagen de la deidad que hay en el cielo


¿A qué, pues, haréis semejante a Dios, o qué imagen le compondréis? » Isaías 40: 18.


Las excusas para tener imágenes son siempre las mismas, resumidas en la desidia, en la comodidad de creer en Dios a mi manera, cuando veo la virgencita de la cómoda, o el Cristo en la puerta, ese ratico de admiración te aleja de lo que significa adorar a Dios en Espíritu (corazón),y en verdad (por su palabra) porque es en tus acciones de Misericordia en donde debe estar ese Cristo, es en tu Fortaleza ante las adversidades y aceptación de la Voluntad de Dios donde debe estar el modelo de la Virgen, es en tu Caridad para con los otros hermanos, en la seguridad que te da tu fe en Dios en su protección, en su providencia, “Adorar en Espíritu y verdad a Dios” y a todas sus cosas, cumplir sus mandamientos, andar con rectitud, esa es la manera de adorar a Dios, sentir que tu eres la iglesia independientemente de donde te reúnas a orar, entender que por encima de tu religión esta Dios y que Dios te habla a través de la Biblia y que lo que tu religión no respete, tu no lo sigues porque, primero está Dios y su palabra, luego todo lo demás. Dios...es un Ser espiritual, aquellos que le rinden un homenaje religioso, deben cambiar y hacerlo con su espíritu, y de acuerdo a los mandamientos que Él ha prescrito, en verdad y realidad mediante su palabra y la Biblia lo dice bien claro.

“Dios, pues, pasando por alto los tiempos de la ignorancia, anuncia ahora a los hombres que todos y en todas partes deben convertirse”. (Hechos 17:30)

Cristo ha resucitado. Nosotros nos hacemos conscientes de que llevamos el acto de Redención del Señor en nuestra alma, en nuestros corazones, entonces no necesitamos cargar una cruz al cuello de madera.

Juan 4: 24 Dios es espíritu, y los que le adoran deben adorarle en espíritu y en verdad.

Adorar en espíritu, esta frase lo indica todo, si la entendiésemos no habría necesidad de adorar de otra manera a Dios. No tendrías la Biblia abierta en el Salmo 91, como especie de protección en tu casa o negocio, y no es que esté mal tener la biblia y de paso abierta, lo que no debe ser es pensar que el salmo en la biblia abierta puesta en la mesa de entrada va a protegernos, no, lo que te brinda protección ni siquiera es leerlo, es sentirlo, si, sentir por ejemplo la parte que dice que aunque caigan 1000 hombres a tu lado y 10000 a tu derecha tu estarás fuera de peligro, si fueses capaz de internalizar de sentir en espíritu estas palabras del salmo 91, no habría necesidad siquiera de mantener la Biblia abierta, el salmo completo correría por tus venas. La Biblia tampoco es para venerarla, es para leerla, discernirla, obrarla.

Adorar, venerar, rendir culto, palabras más, palabras menos. Cambian las palabras pero igual se mantienen las prácticas: se les llora, se les prende velas, inciensos, se les reza, se les pide favores, se levantan altares en las casas, en los negocios, se usan medallitas, crucifijos, resguardos, estampitas en las carteras para sanación, suerte, cinticas en la muñeca, tatuajes en la piel por supuesto, ojala fuese en el espíritu, hasta se hace una mezcla de santería y religión… Esa actividad es comparable a la ignorancia misma, la ignorancia que se tiene de la naturaleza de Dios y la ignorancia acerca de su voluntad, porque bien expresada que está en la misma Biblia.

Sepan que “Dios está en busca de verdaderos adoradores”
¿Qué debemos hacer? Adorar “en espíritu y en verdad”. ¿Por qué adorar “en espíritu”? Porque: “Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adore”. (Juan 4:24)

“Es necesario”, Dios siente la necesidad de adorar a los que lo adorar en espíritu y verdad
“En espíritu”, o sea, en mi propio espíritu y no en la carne, ni en imágenes; como ser espiritual, como alma, y no como ser carnal o material. El culto carnal, material o mundano simplemente no armoniza con su naturaleza de Ser espiritual.
“En verdad” significa “conforme a la verdad”. ¿La verdad de quién? La verdad de Dios. ¿Dónde se encuentra la verdad de Dios? “Tu palabra es verdad” (Juan 17:17 ). La verdad de Dios se encuentra en la Biblia y no es relativa sino exacta y absoluta. El buen corazón no basta hay que purificar la inteligencia, hay que podar muchas certezas y sistemas de pensamiento, incluso el de la religión y sus prácticas....

El verdadero adorador de Dios No sigue doctrinas, tradiciones, opiniones, modas o antojos de teólogos, pastores, predicadores, evangelistas o concilios ni religiones.
Adora “en verdad”, sabiendo que es “necesario” hacerlo así para que Dios lo halle “verdadero”, recibiéndolo con beneplácito para vida eterna.
PAZ Y BIEN ¡¡¡

jueves, 10 de diciembre de 2009

Abandónate en Dios vuelve a ser ese niño confiado

"Les aseguro que a menos que ustedes cambien y se vuelvan como niños, no entraran en el reino de los cielos".(MATEO 18: 3)

Ser como los niños, abandonarse plenamente en las manos de Dios. Este abandono significa en primer lugar rendimiento amoroso: dejarse querer, poner toda nuestra vida en sus manos, permitirle que haga con nosotros lo que quiera. Es también una cuestión de fe y de humildad.

Abandonarse en Dios significa no preocuparse por el futuro: tener plena confianza en su Providencia omnipotente y amorosa. Significa también no sobrevalorar las propias fuerzas, no desanimarse a causa de los propios defectos, pues el Señor tiene predilección por quien reconoce sus incapacidades.

Se trata, pues, de abandonar en el Señor la propia valía y estima Llegar a ese abandono total supone un largo camino. Ya vimos que para abandonarse en el Amor de Dios, hay que abdicar de las seguridades humanas. Tras años prefiriendo seguridades falsas pero tangibles, no es fácil cambiar de actitud; es como dar un salto en el vacío. Pero, si se hace, todo lo demás empieza a ir sobre ruedas.

Abandonarse a Dios no significa siempre “no hacer nada” de hecho jamás significa eso… porque lo mínimo que debemos  hacer en la pasividad es ORAR, y la oración es algo.. es dialogo, es confianza, es mucho.

Abandonarse a Dios significa seguir haciendo mientras se confía en El, concentrarse en su voluntad mientras El se encarga de mi… somos Cristianos no para salvarnos nosotros, si no por que hemos sido elegidos por Dios para ayudarle con los demás, para no callar ante la maravilla de amor y misericordia de nuestro Padre.

Confía en Dios pues su voluntad es la única que es perfecta, justa y buena.
PAZ Y BIEN ¡¡

Pon la otra mejilla confiado

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: -«A los que me escucháis os digo: Amad a vuestros enemigos, haced el bien a los que os odian, bendecid a los que os maldicen, orad por los que os injurian. Al que te pegue en una mejilla, preséntale la otra; al que te quite la capa, déjale también la túnica. A quien te pide, dale; al que se lleve lo tuyo, no se lo reclames. Tratad a los demás como queréis que ellos os traten. Pues, si amáis sólo a los que os aman, ¿qué mérito tenéis? También los pecadores aman a los que los aman. Y si hacéis bien sólo a los que os hacen bien, ¿qué mérito tenéis? También los pecadores lo hacen. Y si prestáis sólo cuando esperáis cobrar, ¿qué mérito tenéis? También los pecadores prestan a otros pecadores, con intención de cobrárselo. ¡No! Amad a vuestros enemigos, haced el bien y prestad sin esperar nada; tendréis un gran premio y seréis hijos del Altísimo, que es bueno con los malvados y desagradecidos. Sed compasivos como vuestro Padre es compasivo; no juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados; dad, y se os dará: os verterán una medida generosa, colmada, remecida, rebosante. La medida que uséis, la usarán con vosotros.» Lucas 6, 27-38

Cuando pones la otra mejilla estas mostrando a tu agresor tu seguridad, le estas diciendo que tu dignidad no va a sufrir por una bofetada, le estas diciendo que sabes como controlar tus emociones lo que te coloca en un lugar especial con respecto a tu agresor, dar una bofetada es muy fácil, aguantarse y poner la otra mejilla requiere de una seguridad y un control que pocas personas tienen, una bofetada la da cualquiera pero no cualquiera pone la otra mejilla.

El poner la otra mejilla te enseña que el asunto es entre tu y Dios y que es ante Dios que te importa quedar bien, no te estas humillando como muchos creen, te estas dando la oportunidad de tener paz, tranquilidad, te estas dando la oportunidad de controlar tus emociones.Cuando pones la otra mejilla estas dejando tu defensa en manos del mejor abogado: Dios.Esta actitud de no violencia activa no son una conminación a la pasividad, sino mas bien al contrario, es un reconocimiento a la excelencia, al honor, a la dignidad.

Lo mejor de todo estas forjando en ti el carácter de Jesús.

Proverbios 15:1 La blanda respuesta quita la ira; mas la palabra áspera hace subir el furor.

Cuando alguien está enojado se le debe responder con una palabra blanda, una palabra suave, sin tono agresivo, una palabra llena de amor, palabra que implica empatía a la relación que queremos llevar con esa persona, si contestamos con una palabra áspera, lo único que vamos a lograr es más ira, enojo y pérdida.


Santiago 1:19-22 Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse; porque la ira del hombre no obra la justicia de Dios. Por lo cual, desechando toda inmundicia y abundancia de malicia, recibid con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede salvar vuestras almas. Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos.


Pongamos esto en práctica hoy, airarse es fácil y controlarse es difícil pero con la ayuda de Dios podemos llegar a ser personas que dejemos de perder por enojarnos.

Efesios 4:29-30 Nunca empleen lenguaje sucio. Hablen sólo de lo que sea bueno, edificante y de bendición para sus interlocutores. No entristezcan al Espíritu Santo por la manera en que viven. Recuerden que es el Espíritu Santo el que estampó en ustedes el sello distintivo que les permitirá presenciar el día en que la salvación del pecado quedará completa. Arrojen de ustedes las amarguras, los enojos y la ira. Las disputas, los insultos y el odio no han de hallar cabida en sus vidas. Sean bondadosos entre ustedes, compasivos, perdonándose las faltas que unos contra otros puedan cometer, de la misma manera que Dios nos perdonó en Cristo.

PAZ Y BIEN ¡¡¡