miércoles, 29 de abril de 2015

SUFRIR POR HACER EL BIEN...

"En fin, vivan en armonía los unos con los otros; compartan penas y alegrías, practiquen el amor fraternal, sean compasivos y humildes.  No devuelvan mal por mal ni insulto por insulto; más bien, bendigan, porque para esto fueron llamados, para heredar una bendición. 
En efecto,

«El que quiera amar la vida y gozar de días felices, que refrene su lengua de hablar el mal y sus labios de proferir engaños; que se aparte del mal y haga el bien; que busque la paz y la siga. Porque los ojos del Señor están sobre los justos, y sus oídos, atentos a sus oraciones; pero el rostro del Señor está contra los que hacen el mal.» 

Y a ustedes, ¿quién les va a hacer daño si se esfuerzan por hacer el bien?  ¡DICHOSOS SI SUFREN POR CAUSA DE LA JUSTICIA! «NO TEMAN LO QUE ELLOS TEMEN, NI SE DEJEN ASUSTAR.» MÁS BIEN, HONREN EN SU CORAZÓN A CRISTO COMO SEÑOR. Estén siempre preparados para responder a todo el que les pida razón de la esperanza que hay en ustedes. Pero háganlo con gentileza y respeto, manteniendo la conciencia limpia, para que los que hablan mal de la buena conducta de ustedes en Cristo, se avergüencen de sus calumnias.  SI ES LA VOLUNTAD DE DIOS, ES PREFERIBLE SUFRIR POR HACER EL BIEN QUE POR HACER EL MAL.
Porque Cristo murió por los pecados una vez por todas, EL JUSTO , POR LOS INJUSTOS, a fin de llevarlos a ustedes a Dios." (1Pedro 3: 1-18)

Dios fue el primero en poner la otra mejilla, en ceder, en mostrar humildad ante su adversario, sea cual sea el golpe, o el percance o la crisis que nos toque atravesar, siempre nos deja heridos, pero esto hace que se establezca una unión perfecta entre Dios y nosotros, que al final es lo único que cuenta “EL ASUNTO ES ENTRE DIOS Y NOSOTROS”.

Por otro lado, la defensa surge del miedo, y el miedo cada vez que te defiendes vas a requerir mas defensas y solo va a crecer y crecer, se va a intensificar esa necesidad de defenderte, No permitas que ninguna defensa excepto tu presente confianza en el Señor, te dirija y esta vida se convertirá en un encuentro con la paz, el sosiego, esa serenidad, que solo tus defensas pueden esconder... Y a ustedes, ¿quién les va a hacer daño si se esfuerzan por hacer el bien?

El propósito de todas tus defensas ha sido impedir que recibas todo lo que has recibido hoy, que forma parte del plan de Dios para ti. Y ES POR ESO QUE LO RECIBES (TE GUSTE O NO), EL DEFENDERTE NO IMPIDE QUE SUCEDA, EL NO DEFENDERTE TE DA PAZ MIENTRAS SUCEDE. El defenderte implica miedo, debilidad y estorba a los planes de dicha que tiene el Señor para ti, déjale a él tu defensa, el se encarga de tu reputación.

(Lc. 40) “Si alguien te demanda y te quiere quitar la túnica, déjale también la capa.”
SEGURAMENTE ESTO AQUÍ VA EN CONTRA DE TU RAZONAMIENTO HUMANO. PERO NI TU RAZONAMIENTO HUMANO NI EL MÍO ES LA PALABRA DE JESÚS.

Dirás que se requiere un poder sobrenatural para lograr esta confianza y esta paz mientras te están agrediendo y es verdad, el poder que sólo el Espíritu Santo puede dar a quien esté dispuesto a hacer la voluntad de Dios. 

Daniel miró directamente a los ojos del Rey, el hombre más poderoso del mundo y lo llamó al arrepentimiento (Daniel 4:27)

Trabaja en equipo con el Señor, el corre más rápido y pega más duro, en definitiva, es él quien puede hacer justicia.
La promesa del Señor es maravillosa: Hay dos presencias que nos acompañan: la justicia que va delante y la gloria detrás, eso significa que si pones tu causa en manos de Dios ya al levantarte su justicia estará junto a ti, te dará paso y te precederá para darte el lugar que mereces y como si fuera poco detrás de ti tendrás la protección de su gloria y poder. Por lo tanto, cuando pases por un momento de injusticia pídele al Señor que tome el control. El quiere justificarte, reconócelo como tu Dios y Salvador y responde justamente a todo su amor, entrégale tu vida, así el sabrá de tus actos y su justicia obrará en tu vida.

“En realidad, sentí vergüenza de pedirle al rey que nos enviara un pelotón de caballería para que nos protegiera de los enemigos, ya que le habíamos dicho al rey que la mano de Dios protege a todos los que confían en él…” Esdras 8:22 (NVI)

Oración: 

Padre te pido perdón por haber pretendido buscar un “pelotón” para resolver mi problema, reconozco que la mayoría de las veces no comprendo lo que tú estás haciendo, y a raíz de esto peco contra ti, diciendo cosas que no debo y apresurándome a hacer cosas que tu no apruebas, y buscando soluciones en otros en lugar de recurrir a ti. 
Más tú todo lo sabes Padre y conoces mis necesidades. Te pido Señor que traigas calma a mi corazón, serenidad a mi vida y que me enseñes a esperar en ti y a no tomar decisiones apresuradas y equivocadas. Dame entendimiento y abre mis ojos espirituales para poder ver más allá de lo que el mundo me enseña. 

Señor aunque no te veo hoy sé que tu eres real y que tu estas ahí escuchándome y en este día voy a creerte a ti solamente, hoy no voy a dudar, hoy voy a confiar que tu eres más grande que mi problema, mas grande que mi situación y más grande que mi prueba, mas grande que mi enemigo, voy a creer que tu eres mi abogado, mi médico, mi juez…mi todo, que primero voy a recurrir a ti y a dejar que tú seas el que maneje mis situaciones, que tu pongas en mi camino las cosas o las personas que necesito para resolverlas, primero tu Señor, voy a poner mi confianza solo en ti y a esperar paciente, serena. Hoy señor quiero honrarte en mi corazón.  

¡En el nombre de Jesús¡ Amén

No hay comentarios: