Amado Dios en el mundo

lunes, 23 de junio de 2014

Y de sus pecados ... nunca más me acordaré

¿Sacrifico Dios a su hijo para que tu estés escarbando en tu pasado y sacando pecados y culpas de tus antepasados y cargando con ellas ?¿Era eso lo que quería el Señor para nosotros? ¿El Señor quiere que vivas en constante juicio y culpa? ¿Porque destruir entonces la enseñanza que El dejo, que no es otra que su paz?

Ha sido siempre el plan de Satanás desviar de Jesús las mentes de la gente, enseñado a recibir las palabras como si proviniesen de la boca de Dios y conduciéndolas hacia los hombres, destruyendo así la enseñanza que El dejó, que no es otra que su paz.. Indicando cosas que si bien están en la Biblia, ya fueron consumadas por Jesús. 

"Debido a la angustia de su alma, El lo verá y quedará satisfecho. Por su conocimiento, el Justo, mi Siervo, justificará a muchos, y cargará las iniquidades de ellos".Isaías 53:11

Mientras Jesús estaba muriendo, él exclamó: “CONSUMADO ES." Jesús acabó con la transgresión en el Calvario por cuanto se hizo pecado por nosotros. Ningún sacrificio futuro puede terminar con la transgresión del mundo; todo terminó en el Calvario (Hch 9:15). "Herido fue por nuestras REBELIONES." (Is 53:5).

"Y PONER FIN AL PECADO". Aquí se repite el pensamiento fundamental. Si comprendemos la importancia tan gloriosa que tiene lo que Jesús hizo en el Calvario, entonces sabemos que Él verdaderamente puso fin al pecado en aquel lugar.

"Mas El fue herido por nuestras transgresiones, molido por nuestras iniquidades. El castigo, por nuestra paz, cayó sobre El, y por sus heridas hemos sido sanados." Isaias 53:5

Jesús, que vino "a salvar su pueblo de sus pecados", realizó esto cuando "quitó el pecado por el sacrificio de si mismo". (Mt. 1:21, He. 9:26). "Porque la sangre de los toros y de los machos cabrios no puede quitar los pecados...pero Cristo, habiendo ofrecido una vez para siempre un solo sacrificio por los pecados ... hizo perfectos para siempre a los santificados ...Y de sus pecados ... nunca más me acordaré."(He. 10:4-17). El sistema antiguo de sacrificios no podía terminar con el pecado, ¡pero Cristo, por su propio sacrificio, acabó con todos los pecados, tal como la profecía lo dijo!.

Juan lo anunció como "el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo." (Jn. 1:29). Cristo murió por nuestros pecados (1Cor 15:3). Quien "llevó el mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero." (1 P 2:24). "Y padeció UNA SOLA VEZ por los pecados." (3:18). "Él apareció para quitar nuestros pecados." (1 Jn. 3:5). Este "fin al pecado" fue realizado en el Calvario.

Por supuesto, todo esto no significa que en ese mismo instante los hombres dejaron de pecar, ni dejaran de hacerlo porque somos de naturaleza pecadora. No fue así. Pero lo que significa es que en el Calvario se hizo el sacrifico eterno por el pecado, para que uno y todos, pasados, presentes y futuros, sean perdonados, ¡porque la muerte del Señor, hace 2.000 años, puso fin al pecado!.

"Y EXPIAR LA INIQUIDAD". La palabra iniquidad aquí usada es la misma palabra que se usa con tanta frecuencia en el libro de Levítico donde quiere decir "para reconciliar." Esto también formaba parte de la obra redentora del Señor. La "reconciliación" es una realidad presente, por medio del Calvario, Jesús, "misericordioso y fiel sumo sacerdote" se hizo semejante a sus hermanos para EXPIAR los pecados del pueblo. (He 1:17). "Haciendo la paz mediante la sangre...y por medio de él RECONCILIAR todos las cosas...y vosotros también, que erais en otro tiempo extraños ... ahora os ha RECONCILIADO ... por ti medio de la muerte." (Col. 1:20-22; Ef. 2:16), "que Dios estaba en Cristo RECONCILIANDO consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados; y nos encargo a nosotros la palabra de la RECONCILIACIÓN" (2 Co. 5:19).

La reconciliación para la iniquidad fue realizada por Jesús, porque "se dio a si mismo por nosotros para redimirnos de toda INIQUIDAD". (Tito 2:14), y "Jehová cargó en él el PECADO de todos nosotros." (Is. 53:6).

Redimir significa "rescatar". Jesucristo fue a la cruz con el propósito fundamental de rescatarnos de una vida de esclavitud al pecado. 

Cristo hizo posible la reconciliación, al hacer la paz entre Dios y el hombre. Además de eso, Él nos presenta libres de culpa delante del Padre (Col 1.19-22). Todas las barreras han sido quitadas, y todo creyente tiene la posibilidad de gozar de una relación personal con el Señor en Paz, sin culpa. 

1 comentario:

Teresa Beatriz dijo...

Excelente palabra Maribel, el Esp. Sto. te ha ungido para traernos esta enseñanza!! Me la llevé a mi página de Google más y con tu permiso también a mi blog. Te amo amiga!! Dios te bendiga!!