jueves, 28 de febrero de 2013

Tu sólo sigue respirando


Cast Away- "Náufrago" (año 2000), protagonizada por Tom Hanks.

Esta es una parte del diálogo que Chuck Noland (Hanks) tuvo con su amigo luego de haber vuelto a casa, y haberse reencontrado con el amor de su vida solo para darse cuenta que la había vuelto a perder.

"Ambos consideramos los hechos: Kelly tomó una decisión, sabía que tenía que olvidarme y yo entendí que la había perdido... porque nunca iba a salir de ésa isla, iba a morir ahí, totalmente solo. Creí que me pasaría algo o me enfermaría...la única elección que tenía... lo único que podía controlar era cuándo y cómo... y dónde iba a pasar, así que... hice una cuerda y subí a la cima para colgarme; ya antes lo había probado, claro... tú me conoces... y el peso del tronco venció la rama del árbol... así que, ni siquiera pude matarme como quería! no tenía poder sobre... nada!

Y fue cuando tuve la sensación de un cobertor caliente... sabía que por algo tenía que continuar con vida, lo intuía... Tenía que... seguir respirando, aunque no tuviera razón alguna... porque mi lógica me decía que no volvería a ver este lugar...Y fue lo que hice: conservar la Vida; seguir respirando... y un día la marea me trajo una vela y ahora aquí estoy... He vuelto a Memphis, estoy hablándote, tengo hielo en mi vaso...y la he perdido una vez más. Estoy tan triste porque ya no tengo a Kelly...pero sé lo que tengo que hacer ahora: seguir respirando, porque mañana saldrá el sol y quien sabe que traiga la marea..."

Cuando te sientas desesperado por el dinero que no llega…
Por la salud tuya o de un ser amado…
Por la tristeza que te sigue y no te abandona…
Por el corazón que yace roto en tus manos…
Por el miedo que te paraliza y no te deja volar…
Por la desesperanza que erosiona la espera…
Por el abrazo que tanto te hace falta…
Por ese sueño que se tarda...
No creas que has de morir en esta isla.

Sigue respirando, no desistas de luchar, no desistas de intentar…tienes a Dios de tu lado y El nos prometió que nuevas son sus misericordias cada mañana.

Alguien necesita leer esto: “Sigue respirando, náufrago…. porque mañana saldrá el sol….y ¡quién sabe lo que traerá la marea¡"

lunes, 11 de febrero de 2013

A DIOS SE LE ADORA, NO SE LE IDOLATRA


“Escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él solo servirás” (Luca 4:8)

Definición de Idolatría:
1.-Adorar ídolos.
2. Amar o admirar con exaltación a alguien o algo.

"Dios es un Espíritu y los que le adoran tienen que adorarlo con espíritu y con verdad" (Juan 4:24)

No se idolatra a Dios, se Adora a Dios, muchas personas confunden los términos y en su afán de amar a Dios dice que lo aman y lo idolatran, pues bien están en un error, a Dios no se le puede Idolatrar, simplemente porque no es un ídolo. Dios no es alguien, ni es algo, Dios está dotado de atributos que ningún “alguien” o ser humano puede tener, es inmaterial. Su eternidad, inmutabilidad, omnipotencia, omnisciencia, omnipresencia, perfecto amor, perfecta justicia, perfecta santidad, ser el Creador, el único que es adorado, el único que perdona pecados,  esos atributos no los tiene ningún ser humano, por eso no es alguien, el idolatrar entonces es adorar a alguien o a algo, a Dios no le se puede idolatrar porque no es un ídolo, a Dios se le adora. Adorar: es un acto de sumisión total hacia lo que se considera Divino. Idolatrar: es rendir culto de adoración a un dios falso.

Pero, lo que realmente es importante, es lo que nuestro Creador opina al respecto que piensa él de la adoración?
Pues en su palabra nos deja principios y aun cuando haya diferencias en las traducciones, es muy claro con respecto a los principios ya que estos son eternos, por ello se nos recalca una y otra vez.
En los mandamientos, en la ley que se dio a través de Moisés, cuando Cristo estuvo en la tierra, y cuando los apóstoles formaron la congregación cristiana se prohibió completamente la idolatría! (Éxodo 20:4-5; Levítico 26:1; Deuteronomio 4:15-20; Salmo 96:5; Salmo 135:15-18 Jeremías 2:13,19-2; 3:1-25 Hechos 15:29; 1 Corintios 10:14) La Biblia no habla de Idolatrar a Dios sobre todas las cosas, las veces que utiliza la palabra idolatría, lo hace en el caso de los ídolos, nunca se utiliza la palabra “idolatría” en la Biblia para referirse a Dios, sino todo lo contrario, lo opuesto a El, Obviamente la idolatría es detestable a los ojos de Dios, ya que Él es un Dios celoso que exige devoción exclusiva!
"Dios es un Espíritu y los que le adoran tienen que adorarlo con espíritu y con verdad" (Juan 4:24)
Jesús mismo dijo: "es a Jehová tu Dios a quien debes adorar, y es solo a él a quien debes rendir servicio sagrado" (Mateo 4:10)
Por lo cual, amados míos, huyan de la idolatría. 1 a los Corintios 10: 14. A los Gálatas 5: 19 y 20” Las obras de la carne son... idolatría...
El Antiguo Testamento habla de "ir tras dioses extraños", los ídolos de los pueblos vecinos, pero también denuncia una idolatría más sutil. Según los autores bíblicos, idolatría es poner su confianza en algo o alguien que no es Dios (Job 31:24-25; Isa 20.5; 30.12). "La idolatría consiste en caminar no hacia Dios sino detrás de un fetiche" (Jue 2:12).
En La Biblia, Jesús vino a buscar verdaderos adoradores.
Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren.  (Juan 4:23).
Adora en espíritu y verdad al Padre, solo eso, y  no idolatres a nada ni a nadie. No practiques la idolatría.
PAZ Y BIEN ¡¡¡

sábado, 2 de febrero de 2013

No tienes que defenderte de nada


“Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca.” (Mateo 7).

Dios fue el primero en poner la otra mejilla, en ceder, en mostrar humildad ante su adversario, sea cual sea el golpe, o el percance o la crisis que nos toque atravesar, siempre nos deja heridos, pero esta contradicción es necesaria para que se establezca una unión perfecta entre Dios y nosotros, que al final es lo único que cuenta “EL ASUNTO ES ENTRE DIOS Y NOSOTROS”.

Por otro lado, la defensa surge del miedo, y el miedo cada vez que te defiende vas a requerir mas defensas y solo va a crecer y crecer, se va a intensificar esa necesidad de defenderte, mientras elaboras los planes para establecer lo que será tu defensa detente a pensar : ¿Qué es lo que estas defendiendo? ¿Cómo lo estas defendiendo? Y ¿Contra qué lo estas defendiendo?

¿Qué es lo que defiendes? Obviamente algo que necesita defensa, y para necesitar defensa debe ser algo muy débil y vulnerable, algo que es presa fácil, incapaz de defenderse por si solo y es por eso que necesita que tú lo defiendas.

¿Cómo lo estas defendiendo? Sencillamente no lo estás haciendo, estas complicando más aun las cosas, lo que estas haciéndole es imprimiéndole carácter de riesgo de debilidad a eso que defiendes.

¿Contra qué lo estas defendiendo? No es contra algo o alguien fuera de ti, es contra ti, contra tu mente, porque es ella quien siente la amenaza, quien te pone en situación de riesgo, hace que te percibas, débil, vulnerable, crees que debes ser defendido (a) y eso solo están en tu mente.

No permitas que ninguna defensa excepto tu presente confianza en el Señor, te dirija y esta vida se convertirá en un encuentro con la paz, el sosiego, esa serenidad, que solo tus defensas pueden esconder..

El propósito de todas tus defensas ha sido impedir que recibas todo lo que has recibido hoy, que forma parte del plan de Dios para ti. Y es por eso que lo recibes (te guste o no), el defenderte no impide que suceda, el no defenderte te da paz mientras sucede. El defenderte implica miedo, debilidad y estorba a los planes de dicha que tiene el Señor para ti, déjale a él tu defensa, el se encarga de tu reputación.

(Lc. 40) “Si alguien te demanda y te quiere quitar la túnica, déjale también la capa.”
Seguramente esto aquí va en contra de tu razonamiento humano. Pero ni tu razonamiento humano ni el mío es la palabra de Jesús.

Dirás que se requiere un poder sobrenatural y es verdad, el poder que sólo el Espíritu Santo puede dar a quien esté dispuesto a hacer la voluntad de Dios.

PAZ Y BIEN ¡¡¡