martes, 10 de enero de 2012

El desprendimiento



Hoy me despedí de mi hija Adriana, su bebé José Manuel y su esposo... se van a Suiza a vivir... a cumplir una "misión para Dios"... "un sueño para ellos"... a ver  como los sueños se hacen realidad en Cristo.La primera en practicar el desprendimiento fui yo, siempre fui de esas mamas gallinas con sus pollitos debajo todo el tiempo... en otro momento, esta noticia habría sido devastadora para mi, pero desde que tengo a Jesús en mi vida todo lo veo con el corazón divino y no el humano, segura de que están cumpliendo la voluntad de Dios, en lugar de estar triste, estoy confiada, segura y agradecida a Dios por haberme permitido hacer el ejercicio de entregarle a él a mis hijos y nietos, en que mejores manos podrían estar, en las mías no tendrán todo lo que Dios puede darles con su omnipresencia, omnipotencia, yo no puedo estar en todas partes, en cambio Dios si.

Estoy feliz de que hayan sido obedientes a Dios, a esa la voz que sale de sus corazones...que un día les dijo abandonen todo y vayan a donde yo les mande.

Cuando obedecemos estamos cumpliendo la  perfecta, justa y buena voluntad de Dios, ellos también tuvieron la maravillosa oportunidad de practicar el desprendimiento,pude ver como redujeron toda una vida de objetos materiales y hasta recuerdos (fotos, detalles) en tan solo cuatro maletas para el viaje,como se despidieron de la familia, amigos, con desprendimiento, seguros de la providencia de Dios para el mañana, siempre confiados  de la mano de Dios , desde que comenzaron las conversaciones para este viaje se dejaron guiar por Dios, y pudieron ver como fluían todas las cosas sin ninguna dificultad, como Dios les  iba abriendo todas las puertas. 


Ellos saben que nuestro  corazón tiene que estar prendido solamente en Dios, Él debe ser nuestro cimiento. El primero de los mandamientos nos dice: "Amarás a Dios sobre todas las cosas", implícitamente se nos está exigiendo ser desprendidos, cumplir esta exigencia no es nada sencillo, pues el corazón humano tiende a aferrarse a seguridades, a personas, a mil preocupaciones acerca del futuro. Cuando se emprende una peregrinación larga se lleva solo lo imprescindible , porque de lo contrario un peso añadido dificultará el progreso. La vida es esa peregrinación, no se trata de ser eremitas y de renunciar a tener familia, amigos aficiones, se trata de vivir sin apego a nada ni a nadie.

Paradógicamente quien consigue ese estado de desprendimiento aprende a contextualizar todo correctamente, aprende a amar porque ama desde Dios y hasta el sentido puramente humano se halla feliz y en paz pues ninguna contrariedad del mundo lo podrá abatir, ya que no está apegado a nada del mundo, ellos confiaron en Dios y obtuvieron la gracia de ser desprendidos.

Con este viaje Dios les dio la oportunidad de saborear el gozo que da  desprenderse de todo, hasta de los afectos, no quiere decir que no van a querer nada ni a nadie, solo que hayan sido capaces de dejar todos los bienes materiales conseguidos con esfuerzo y cariño y apartarse físicamente por un buen tiempo de los afectos, madres, padres, hermanos, sobrinos, siguiendo la voluntad divina.Dispuestos a florecer donde quiera que Dios los plante.
Bendiciones y más bendiciones mis amados.

PAZ Y BIEN ¡¡¡ 

7 comentarios:

Azúcar, Canela y Miel dijo...

Este escrito hermani querida es una belleza como todo lo que sale de tu corazón. Me ha encantado y me viene muy bien, ya se lo he leído a Ramón y se lo he enviado a Susy.
Besos y te quiero muchísimo.

Maribel MM dijo...

Gracias hermani querida, segura estoy que a ti te va a suceder lo mismo, nada de tristezas pues tu también confiaste a tus hijos a Dios y de la mano de él nada malo les puedes suceder, besos y la bendición para mis sobrinos bellos los amooooo

"TERE" dijo...

Ayer leí tu escrito pero no pude dejarte un mensaje por problemas en mi compu; pero te tuve todo el tiempo en mi corazón, pensaba en tu fortaleza como mamá, en el momento difícil de la despedida y en la paz de saber que están en las manos de Dios. Me gozo por tu hija y su familia, estaré orando por ellos y desde ya mi compañía para vos, porque si bien cada una de nosotras ha entregado a sus hijos en las manos de Dios, internamente como mamás hay un montón de sentimientos que son normales tenerlos. Te amo amiga, te bendigo y te envío todo mi cariño. Besos. Tere.

Maribel MM dijo...

Gracias Mi querida Tere por tu apoyo, como bien dices se los entregue a Dios y él no me va a fallar, es en el único que confió plenamente para encomendarle a mi familia, un abrazo amiga bella te amo

Cinarizina dijo...

Hola Maribel, muy hermoso tu testimonio. Amar a Dios, es obedecer. Y como dice Su Palabra, no hay ninguno que haya dejado lo que más ama para servir al Señor, que no reciba recompensa. Es un privilegio el llevar a cabo la Gran Comisión. Que Dios bendiga a tu hermosa familia, igual a ti. Recibe un fuerte abrazo.

Maribel MM dijo...

Gracias Cinarizina que Dios te bendiga grandemente a ti también en unión de los tuyos recibe un abrazo

Maribel MM dijo...

Gracias Cinarizina que Dios te bendiga grandemente a ti también en unión de los tuyos recibe un abrazo