sábado, 20 de agosto de 2011

Sí. ¡Felices los que ahora sufren!

Si bien la vida es una batalla, también es una bendición para quienes soportan firmes y perseverando en su fe.

«He aquí, tenemos por bienaventurados a los que sufren. Habéis oído de la paciencia de Job, y habéis visto el fin del Señor, que el Señor es muy misericordioso y compasivo» Santiago 5:11.

Estas palabras de Santiago nos confortan mostrándonos que el sufrimiento en la vida del creyente siempre tiene un propósito celestial. Además en el ejemplo de Job, encontramos aliento y poder para perseverar en los momentos más oscuros de la vida; un poder arraigado en Dios, que es compasivo y misericordioso.

Vive feliz, vive en paz, que nada te altere, que nada sea capaz de quitarte tu paz, ni la fatiga, ni tus fallos. Haz que brote y conserva siempre sobre tu rostro, una dulce sonrisa, reflejo de la que el Señor, continuamente te dirige. Y en el fondo de tu alma coloca, antes que nada, todo aquello que te llene de la paz de Dios.

Sí. ¡Felices los que ahora sufren! Eso fue lo que nos dijo Jesucristo. Y lo dijo bastante al inicio de su predicación en el conocido “Sermón de la Montaña”, el cual comienza con las “bienaventuranzas”Cuando al sufrir adversidades ponemos nuestra confianza en Dios y no en nosotros mismos, cuando ponemos nuestra mirada en la meta celestial y nos desprendemos de las metas terrenas, cuando confiamos tanto en Dios que nos abandonamos en El y nos sentimos cómodos dentro de su Voluntad -sea cual fuere- podemos decir que hemos comenzado a transitar el camino de las “bienaventuranzas”.

Las “bienaventuranzas” son una llamada para todos, pero sólo los que seamos capaces de desprendernos de nuestros criterios y deseos, para asumir los de Dios, podremos ser felices ... aquí y Allá.

PAZ Y BIEN ¡¡¡

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hermoso mami, cada dia algo nuevo para reconfortarnos y ayudarnos a ver mas facil ese camino que a veces tan complicado creemos q es y luego de reflexiones como estas nos damos cuenta que lo mejor q podemos hacer en confiar en la voluntad de Dios....Te Amo mami. De verdad, no sabes como me ayuda leer esto.

"Tere" dijo...

Qué hermosa enseñanza Maribel, realmente inspirada por el Esp. Sto. y transmitida a través de tu corazón. Perseverar en la fe, aún en medio de cualquier dificultad, teniendo la confianza en este Dios papá maravilloso que tenemos y ver como nos cuida es lo más hermoso que nos pudo haber pasado. Le doy gracias a Dios por tu amistad y por tu vida. Cariños desde Argentina para vos y tu hermosa familia. Besos: Tere.