domingo, 28 de agosto de 2011

Más que Promesas

No son sólo promesas de la Biblia para hacernos “sentir bien”. Son promesas provenientes de Dios mismo.Son Sus promesas personales diseñadas para ti y para mí. Sus propias palabras puestas en papel para que tu y yo las leamos, creamos en ellas y las disfrutemos.

Cuando necesitamos misericordia, la Biblia es tan clara como el agua: “El gran amor del Señor nunca se acaba, y su compasión jamás se agota. Cada mañana se renuevan sus bondades; muy grande es su fidelidad” (Lamentationes 3:22-23).

Cuando cuestionamos nuestra libertad de la esclavitud del pecado, Jesús mismo nos alienta con esta promesa: “Así que si el Hijo los libera serán ustedes verdaderamente libres” (Juan 8:36).

Cuando necesitamos tremendamente de sabiduría para hacer una decisión importante en la vida: “Si a alguno de ustedes le falta sabiduría, pídasela a Dios, y él se la dará, pues Dios da a todos generosamente sin menospreciar a nadie” (Santiago 1:5).

Y podría continuar más y más. Estas promesas son reales. Son tan verdaderas como el aire que tu y yo respiramos.

De modo que la próxima vez que leas la Biblia, ¡Te asombrarás de las promesas que hoy Dios tiene guardadas para nosotros sus hijos!

Ante el temor:..."Pero ahora, así dice el Señor, el que te creó, Jacob, el que te formó, Israel: «No temas, que yo te he redimido; te he llamado por tu *nombre; tú eres mío. Cuando cruces las aguas, yo estaré contigo; cuando cruces los ríos, no te cubrirán sus aguas; cuando camines por el fuego, no te quemarás ni te abrasarán las llamas. Yo soy el Señor, tu Dios,el *Santo de Israel, tu salvador..."Isaías 43.

"Tu guardas en completa paz a quien cuyo pensamiento en ti persevera porque en ti confía" Isaias 26.17

..."pero los que confían en el Señor renovarán sus fuerzas; volarán como las águilas:correrán y no se fatigarán, caminarán y no se cansarán". Isaias 40.31

PAZ Y BIEN ¡¡¡

1 comentario:

"Tere" dijo...

Hermosa palabra Maribel, disfruto leerte porque comparto tus mismas ideas y sentir en cuanto a la sana doctrina. Dios te bendiga te siga usando y sigas resplandeciendo en Cristo Jesús. Te re-quiero. Besos. Tere.