Amado Dios en el mundo

lunes, 28 de marzo de 2011

Antes de formarte en el vientre, ya te había elegido; antes de que nacieras, ya te había apartado...

La palabra del Señor vino a mí:

«Antes de formarte en el vientre,

ya te había elegido;

antes de que nacieras,

ya te había apartado;

te había nombrado profeta para las naciones.»

Yo le respondí:

«¡Ah, Señor mi Dios! ¡Soy muy joven, y no sé hablar!»

Pero el Señor me dijo:

«No digas: "Soy muy joven" , porque vas a ir adondequiera que yo te envíe, y vas a decir todo lo que yo te ordene.No le temas a nadie, que yo estoy contigo para librarte.» Lo afirma el Señor.

Luego extendió el Señor la mano y, tocándome la boca, me dijo:

«He puesto en tu boca mis palabras.Mira, hoy te doy autoridad sobre naciones y reinos,

»para arrancar y derribar,

para destruir y demoler,
para construir y plantar.» Jeremías 1:4-10
Cuando Dios colocó su mirada sobre ti es porque quiere que tú seas bendición para otros…esto lo vemos en la vida del profeta jeremías…porque la Biblia dice que Jeremías fue un instrumento maravilloso en su tiempo. Pero también él tuvo que sentir miedo muchas veces, y él tuvo que sentirse ignorado por el pueblo que no quería escucharle, pero más grande fue el poder de Dios en su vida. La Biblia dice que Dios se glorificó a través de sus debilidades,porque hubo muchos momentos en que él lloró y sufrió, pero nunca desistió de hacer aquello para lo que había sido llamado. al contrario, la biblia dice que él sentía un fuego consumidor que no podía contener y que le llevaba a hablar la palabra de dios.
(Jeremías 20:7) me sedujiste Señor, y fui seducido; más fuerte fuiste que yo, y me venciste; cada día he sido escarnecido, cada cual se burla de mí.

Esto nos explica como jeremías sometió su voluntad y sus deseos al señor…. y cómo su vida fue quebrantada.

Dios nos tiene que formar para que hagamos lo que él quiere, no lo que nosotros queramos. Jeremías fue un vaso en las manos del alfarero, porque él fue transformado en una vasija nueva. Dios quiere usarnos pero dependerá de nosotros renovar nuestro entendimiento, como dice la palabra. Así que ya es tiempo de que entendamos que Dios quiere que nosotros seamos agentes de cambio para otros que aún no le conocen a él.
Ya es tiempo de que comprendamos que Dios quiere que seamos los que pongamos la paz donde hay rencilla. Dios quiere que consolemos donde hay dolor... Dios quiere impartamos alegría a otros, Dios quiere que cuando la vida le de golpes irónicos a alguien, estemos ahí para consolarlo con la palabra bendita. Dios quiere que seamos la luz en medio de las tinieblas.

Tenemos que ser los ojos de los que no ven, la voz de los que no pueden hablar y los oídos de los que no pueden oír.

No importa si es poco o mucho; no importa si la tarea es grande o pequeña. Dios no estima las cosas del modo en que nosotros los humanos las miramos. Dios observa la actitud y la obediencia; Dios observa la pasión y la entrega; Dios observa la devoción y la disposición para obedecerle a él.
Dios quiere destinarnos a que seamos militantes de su reino. Sólo debemos creerle a Dios… creer que él nos llamó para servirle y caminar en la libertad y la confianza de que Dios tiene una misión para cada uno de nosotros, tal como somos.
PAZ Y BIEN ¡¡¡

No hay comentarios: