viernes, 31 de diciembre de 2010

ORACIÓN DE FIN DE AÑO

Mc 6:41 El, tomando los cinco panes y los dos peces, alzando los ojos al cielo, bendijo y partió los panes y se los entregó a los discípulos para que se los sirvieran, y los dos peces los repartió entre todos

Padre queremos darte las gracias por permitirnos cenar nuevamente en familia, por estos alimentos y por la oportunidad que nos das para poder orar juntos y decirte que hoy aceptaremos tus promesas y depositaremos nuestra fe en ellas, elegimos el camino que conduce a ti, tu sanadora voz nos protege, dejamos todo en tus amorosas manos, no vamos a estar ansiosos por nada.

Queremos pedirte Señor que así como compartimos los alimentos con nuestros familiares, amigos y compañeros, nos permitas compartir con ellos también, tus virtudes, tus dones y tus bendiciones. Danos señor la oportunidad de copiar tu carácter, de cosechar tus frutos en nuestros corazones: El amor, el gozo, la paz, la paciencia, la benignidad, la bondad, la fe, la mansedumbre, la templanza.

No te vamos a pedir Señor porque sabemos que estas a cargo de todo, solo te queremos dar las gracias Señor, porque sabemos que al que tiene hambre le darás pan, y te pedimos que al que tiene pan, le des hambre de ti, de tu verdad.

Te damos las gracias señor porque asistirás desde el cielo a todos los que sufren en el mundo, cubrirás a los que duermen a la intemperie, consolarás a los que han sufrido pérdidas familiares, acompañarás a los que están privados de su libertad.

Te damos gracias Señor porque sabemos que sostendrás a quienes han perdido toda esperanza; consolarás a quienes gritan o lloran por sus dolores; protegerás a quienes no pueden hacerlo solos; alentarás a quienes buscan rehabilitarse y dotarás de paciencia, humildad, constancia, perseverancia y firmeza a quienes están en el camino de la sanación.

Te damos gracias Padre porque sabemos que alumbrarás a quienes pasan una "noche oscura" y desesperan; que iluminarás a quienes ven tambalear su fe y se sienten atacados por la duda; porque apaciguarás a quienes se impacientan viendo que no mejoran; devolverás la paz y la alegría a quienes se llenaron de angustia; disminuirás los padecimientos de los más débiles y ancianos; y velarás junto al lecho de los que perdieron el conocimiento.

Bendecirás abundantemente a quienes asisten a nuestros hermanos en su dolor, los consuelan en su angustia, los protegen con caridad y los acompañan en su rehabilitación.

Y por último Padre te damos gracias por conducir a los que más lo necesitan a tu encuentro, y por darles el descanso eterno.

Esta noche Padre te pedimos que nos concedas conforme a tu voluntad que este año 2011 el Espíritu Santo produzca más y más de Su fruto en nuestras vidas y los siembre para siempre en nuestros corazones y así poder disfrutar de tus promesas.

Amén.

PAZ Y BIEN ¡¡¡

lunes, 6 de diciembre de 2010

Vivir en tiempo presente...es vivir con Dios.

YO SOY EL QUE SOY
Exodo 3:14
"Estaba lamentándome del pasado
y temiendo el futuro.
De repente mi Señor estaba hablando:
MI NOMBRE ES 'YO SOY' ...

Cuando vives en el pasado
con sus errores y pesares,
es difícil, Yo no estoy allí.
MI NOMBRE NO ES 'YO FUI' ...

Cuando vives en el futuro
con sus problemas y temores,
es difícil. Yo no estoy allí.
MI NOMBRE NO ES 'YO SERE' ...

Cuando vives en este momento,
no es difícil.
Yo estoy aquí.
MI NOMBRE ES 'YO SOY'"
(Poema de Hellen Mallicoat)

Mateo 6:34 Por tanto, no os preocupéis por el día de mañana; porque el día de mañana se cuidará de sí mismo. Bástele a cada día sus propios problemas

Proverbios 16:9 “La mente del hombre planea su camino, pero el SEÑOR dirige sus pasos”

Filipenses 4:6 Por nada estéis afanosos; más bien, presentad vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. 7 Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestras mentes en Cristo Jesús.

Pablo dijo que había descubierto el secreto de vivir encima de las circunstancias que la vida nos trae. Su secreto fue JesuCristo. Jesús fue su seguridad que a pesar de los problemas,entendió que no estaba solo. No importa cuan difíciles se ponían sus circunstancias, estas dificultades no eran permanentes. A pesar de la dureza del momento, en cada momento Jesús le proveía la fuerza para vencer. Pablo estaba igual de seguro de que Jesús nos dará también a ti y a mí la misma fuerza y victoria.

Oración:

Dios, Señor Mío, no tengo idea de adónde voy. No veo el camino ante mí. No puedo saber con certeza dónde terminará. Tampoco me conozco realmente, y el hecho de pensar que estoy siguiendo tu voluntad no significa que en realidad lo esté haciendo. Creo que el deseo de agradarte, de hecho te agrada. Y espero tener ese deseo en todo lo que hago. Espero que nunca haré algo apartado de ese deseo. Y sé que si hago esto me llevarás por el camino correcto, aunque yo no sepa nada al respecto. Por lo tanto, confiaré en ti aunque parezca estar perdido a la sombra de la muerte. No tendré temor porque estás siempre conmigo, y nunca dejarás que enfrente solo mis peligros. No viviré afanoso, ni me preocuparé por lo que he de comer, o vestir, o lo que sucederá, todo lo dejaré en tus amorosas manos, y confiaré ciegamente en tu perfecta voluntad.

Para gloria de Dios.

AMEN ¡¡¡

domingo, 5 de diciembre de 2010

Justificados por la FE

En realidad, si Abraham hubiera sido justificado por las obras, habría tenido de qué jactarse, pero no delante de Dios.3 Pues ¿qué dice la Escritura? "Le creyó Abraham a Dios, y esto se le tomó en cuenta como justicia.Romanos" 4:2

"Contra toda esperanza, Abraham creyó y esperó, y de este modo llegó a ser padre de muchas naciones, tal como se le había dicho: «¡Así de numerosa será tu descendencia!» Su fe no flaqueó, aunque reconocía que su cuerpo estaba como muerto, pues ya tenía unos cien años, y que también estaba muerta la matriz de Sara. Ante la promesa de Dios no vaciló como un incrédulo, sino que se reafirmó en su fe y dio gloria a Dios, plenamente convencido de que Dios tenía poder para cumplir lo que había prometido.Por eso se le tomó en cuenta su fe como justicia. Y esto de que «se le tomó en cuenta» no se escribió sólo para Abraham,sino también para nosotros. Dios tomará en cuenta nuestra fe como justicia, pues creemos en aquel que levantó de entre los muertos a Jesús nuestro Señor. Él fue entregado a la muerte por nuestros pecados, y resucitó para nuestra justificación".Romanos 4:18-25

"En consecuencia, ya que hemos sido justificados mediante la fe, tenemos paz con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo.También por medio de él, y mediante la fe, tenemos acceso a esta gracia en la cual nos mantenemos firmes. Así que nos regocijamos en la esperanza de alcanzar la gloria de Dios.Y no sólo en esto, sino también en nuestros sufrimientos, porque sabemos que el sufrimiento produce perseverancia; la perseverancia, entereza de carácter; la entereza de carácter, esperanza.Y esta esperanza no nos defrauda, porque Dios ha derramado su amor en nuestro corazón por el Espíritu Santo que nos ha dado.
A la verdad, como éramos incapaces de salvarnos, en el tiempo señalado Cristo murió por los malvados.Difícilmente habrá quien muera por un justo, aunque tal vez haya quien se atreva a morir por una persona buena Pero Dios demuestra su amor por nosotros en esto: en que cuando todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros.
Y ahora que hemos sido justificados por su sangre, ¡con cuánta más razón, por medio de él, seremos salvados del castigo de Dios! Porque si, cuando éramos enemigos de Dios, fuimos reconciliados con él mediante la muerte de su Hijo, ¡con cuánta más razón, habiendo sido reconciliados, seremos salvados por su vida! Y no sólo esto, sino que también nos regocijamos en Dios por nuestro Señor Jesucristo, pues gracias a él ya hemos recibido la reconciliación
. Romanos 5: 1-11


AMEN¡¡¡

sábado, 4 de diciembre de 2010

El desaliento

No estamos siendo derrotados, estamos siendo renovados:
"Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día. Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria; no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas".2 Corintios 4.16-18
Pablo dice que no nos desanimamos porque aunque por el momento lo pasemos mal, interiormente Dios nos está renovando. Dice que nuestros problemas son ligeros, que no duran mucho y en Dios nos realizan algo bueno.
Un Versículo Para Memorizar:
¿No te he mandado que te esfuerces y seas valiente?

No temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo

dondequiera que vayas. Josué 1.9.

Que hacer ante el desaliento:
"Porque los que duermen, de noche duermen; y los que están borrachos, de noche están borrachos.
Mas nosotros, que somos del día, estemos sobrios, vestidos de cota de fe y de caridad, y la esperanza de salud por yelmo.
Porque no nos ha puesto Dios para ira, sino para alcanzar salud por nuestro Señor Jesucristo;
El cual murió por nosotros, para que ó que velemos, ó que durmamos, vivamos juntamente con él.
Por lo cual, consolaos los unos á los otros, y edificaos los unos á los otros, así como lo hacéis.
Y os rogamos, hermanos, que reconozcáis á los que trabajan entre vosotros, y os presiden en el Señor, y os amonestan:
Y que los tengáis en mucha estima por amor de su obra. Tened paz los unos con los otros.
También os rogamos, hermanos, que amonestéis á los que andan desordenadamente, que consoléis á los de poco ánimo, que soportéis á los flacos, que seáis sufridos para con todos.
Mirad que ninguno dé á otro mal por mal; antes seguid lo bueno siempre los unos para con los otros, y para con todos.
Estad siempre gozosos.
Orad sin cesar.
Dad gracias en todo; porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús.
No apaguéis el Espíritu.
No menospreciéis las profecías.
Examinadlo todo; retened lo bueno.
Apartaos de toda especie de mal.
Y el Dios de paz os santifique en todo; para que vuestro espíritu y alma y cuerpo sea guardado entero sin reprensión para la venida de nuestro Señor Jesucristo."
1° Tesalonicenses 5:7-23

ORACIÓN:
Señor, gracias por poder ser yo misma. No tengo que fingir,entiendo que soy humana y,que, en muchas ocasiones, me desanimo y desaliento porque no veo los resultados que esperaba o no van al mismo ritmo que yo anticipaba.Entiendo que esto me sucede cuando deseo que se haga mi voluntad y no la tuya, cuando quiero que todo se realice en mis tiempos y no en los tuyos.Cuando mi fe flaquea por no entender que que tu ejecutas primero y luego revelas y que eso no significa que no estés actuando en mi vida. Ayúdame, a no perder la perspectiva y si esto sucede a recobrarla pensando en tu soberanía, en tu trabajo único y singular, en tu plan de salvación.Ayúdame a entender que cuando me desgasto por fuera,es porque por dentro me estas renovando.
AMEN ¡¡¡¡

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Yo puedo llegar a ser el héroe de la profecía

"¿Qué es lo que tienes en la mano?" preguntó el SEÑOR- Una vara respondió Moisés.Éxodo 4:2

Entonces Jehová dijo a Moisés: ¿Por qué clamas a mí? Di a los hijos de Israel que marchen. Y tú alza tu vara, y extiende tu mano sobre el mar, y divídelo, y entren los hijos de Israel por en medio del mar, en seco. Éxodo 14:15-31.

El Señor le dice a Moisés que porque clama a Él, si ya tiene la autoridad, que lo único que tiene que hacer es actuar en su nombre y tomar la autoridad sobre cualquier cosa que se este oponiendo en el camino del pueblo del Señor. Vemos que Dios paró en seco la prédica de Moisés. Lo que Dios le estaba diciendo es:

“Ya basta de palabras, Yo sé que tu crees, pero AHORA ES TIEMPO DE ACTUAR.De mostrar esa fe en obras, de nada sirve creer, si no vamos a actuar, no actuar por fe, es no tener fe, la fe se demuestra actuando, no existe la fe sin obras.Hay un tiempo para creer, y un tiempo para actuar. Si no actuamos en el momento que viene la fe, esa fe se convertirá en incredulidad y dureza de corazón.

El Señor le preguntó a Moisés ¿Qué es lo que tienes en la mano? y Moisés en ese momento tenía una vara, el señor le demostró que con esa vara podía dividir el mar. ¿ Qué es lo que tienes en la mano? ¿Con qué cuentas? de que herramienta te dotó el Señor? que don te dio el Señor?

Utilízalo y también podrás hacer lo que Moisés. El Señor nos da a todos el poder de hacer cosas, de lograr imposibles, él solo te pregunta ¿Que tienes en la mano? ¿Con que cuentas? Revisa cuales son tus herramientas, cuales son tus dones y conviértete en el héroe de está profecía.

Eso fue lo que hizo Moisés, cuando escuchó el mandato de fe extendió su vara y el mar se abrió en dos, los hijos de Israel pasaron en seco, pero los egipcios murieron ahogados.Si tu has ido a la Palabra, y la fe ha crecido en tu corazón, es el momento que actúes en ella. Tu recibirás las cosas que deseas de Dios. Moisés escuchó la predicación de Jesús; luego creyó, y en tercer lugar actuó en la Palabra de Dios.


Y tú alza tu vara...actúa, pon en obras tu fe, conviértete en el héroe de esta profecía.