martes, 7 de septiembre de 2010

Decidir, escoger y apropiarse

En Lc 10:38-41 leemos:
«Aconteció que yendo de camino, entró en una aldea; y una mujer llamada Marta le recibió en su casa. Esta tenía una hermana que se llamaba María, la cual sentándose a los pies de Jesús, oía su palabra. Pero Marta se preocupaba con muchos quehaceres, y acercándose, dijo: Señor,¿no te da cuidado que mi hermana me deje servir sola? Dile, pues, que me ayude. Respondiendo Jesús, le dijo: Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas. Pero sólo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada.»



"Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas" y "María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada"

Decidir, escoger y apropiarse:

María decidió una sola cosa: escuchar al señor, escogió entre ayudar a su hermana y escuchar al señor "escogió la buena parte", y se apropio "la que no le sería quitada"
solemos caer en el error de Marta: Nos afanamos tanto en hacer cosas para el Señor, que olvidamos sentarnos a Sus pies.

Marta estaba haciendo algo muy hermoso para el Señor, ¡qué delicias culinarias habrá preparado para su amado Jesús! En un lenguaje más actualizado: quizás puso su mejor mantel sobre la mesa, su cuchillería especial, su vajilla exclusiva, en fin; y todo era para Él, y eso estaba bien.Es una ofrenda, pero lamentablemente, estaba olvidando que lo más importante era su intimidad con Jesús.María por el contrario, si supo elegir.

Es en Su presencia donde somos revitalizados, es ahí donde todo nuestro yo recibe el descanso necesario; es en la intimidad con el Amado cuando le conocemos más, y, por lo tanto, aprendemos a amarle más. Es ahí donde nuestra visión se amplía, es ahí donde la restauración se produce a la velocidad que corresponde; es a Sus pies donde perdonamos al que nos dañó, porque hemos entendido mejor el perdón de Dios; es en ese momento cuando nuestras lágrimas son enjugadas, y es en la íntima comunión con Dios cuando nuestra gratitud a Él se expresa con mayor derramamiento de corazón.

No debemos afanarnos como Marta, haciendo cosas que agradan a Dios, debemos decidir cuales, de esas cosas nos acerca mas a Dios, debemos escoger cual de esas actividades tendrá nuestra atención, debemos apropiarnos de lo que no nos será quitado.

Es obligación del cristiano predicar,pero debemos saber que el predicar no es lo que nos mantiene vivos espiritualmente, tampoco el amor práctico que mostramos al necesitado, aunque lo hagamos de todo corazón. Es el estar en la presencia de Dios, el dedicarle tiempo especial a «nuestra relación» lo que nos renueva para seguir adelante, para poder hacer obras de corazón, si todo nuestro tiempo está en la calle, predicando, ayudando, sirviendo, no es que esté mal, todo lo contrario, ese es el deber cristiano, es solo que no debemos afanarnos como Marta en servirle a Dios, mas que en echarnos a sus pies y escucharle, nuestra relación intima, a solas con Dios, es lo que debemos escoger, y es de lo que nos debemos apropiar, pues es lo que no nos sera quitado.Es a lo que debemos dedicar mas tiempo.

Es establecer un orden de prioridades como lo hizo María, porque no es que Marta no lo amara, Marta lo amaba, quería servirle, lo que estaba haciendo lo estaba haciendo también para el señor, pero no lo eligió a él, por encima de todo como lo hizo María.


Veamos este ejemplo, un pastor, un sacerdote, puede ser removido de el culto, de la iglesia, de la parroquia donde presta sus servicios a Dios,un predicador puede hasta perder a sus seguidores... pero sus horas de intimidad con el Señor, eso nadie se lo puede quitar, eso no lo puede remover nadie,esa parte no le será quitada.

A veces en ese querer servir a Dios, dedicamos todo nuestro tiempo "a servir" y nos olvidamos de estar a solas con ÉL, adquirimos tantas responsabilidades que no nos queda tiempo para lo mas importante, "echarnos a sus pies y escucharle", intimar con él, vaciar nuestro corazón ante su presencia, deleitarnos con esa intima comunicación...¿que puede ser mas importante?, ¿que puede llenar mas nuestro espíritu? Donde si no es a sus pies, podemos recargar nuestro espíritu para poder servir al resto en su nombre.

Marta en su abstracción y su afán de servirle primero, hasta corrigió al señor: "Señor,¿no te da cuidado que mi hermana me deje servir sola? Dile, pues, que me ayude".
Respondiendo Jesús, le dijo: Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas. Pero sólo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada.

A veces vemos personas que en ese querer servir a Dios ocupan todo su tiempo, mas tiempo que el que pasan a solas con El, y el señor se lo dijo muy claro a Marta, María ha escogido la buena parte, la que no le será quitada...y que fue lo que escogió Maria "Echarse a los pies del Señor y escuchar su palabra", intimar con el Señor, aprovechar ese momento con el,no hacer ninguna otra cosa que llenarse de el.Nada, absolutamente nada, es mas importante que estar en la presencia del Señor.

Hasta el propio Jesús dedicaba mas tiempo a estar en intimidad con Dios(Lc 6,12-19): En aquellos días, Jesús se fue al monte a orar, y se pasó la noche en la oración de Dios. En estas palabra del evangelio: «En aquellos días, Jesús se fue al monte a orar, y se pasó la noche en la oración de Dios» (Lc 6,12).Se nos dice claramente que la elección de los doce discípulos —decisión central para la vida futura de la Iglesia— fue precedida por toda una noche de oración de Jesús, en soledad, ante Dios, su Padre.Sólo desde esta profunda, larga, intima y constante oración,el Señor podía obtener la fuerza y la luz necesarias para continuar su misión de obediencia al Padre para cumplir su obra de salvación de los hombres.

PAZ Y BIEN Y QUE DIOS EN SU INFINITA BONDAD, NOS CONCEDA IR MAS ALLÁ, DE ESTAS PALABRAS CONTENIDAS EN ESTE BLOG, PARA ARRIBAR ASÍ A LOS PIES DE LA PALABRA QUE ESTA ES LAS SAGRADAS ESCRITURAS, EN ELLAS ESTA LA VIDA QUE DESESPERADAMENTE ANHELAMOS.