Amado Dios en el mundo

viernes, 13 de agosto de 2010

Buenas nuevas

Isaías 61:1-3

“El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel; a proclamar el año de la buena voluntad de Jehová, y el día de venganza del Dios nuestro; a consolar a todos los enlutados; a ordenar que a los afligidos de Sion se les dé gloria en lugar de ceniza, óleo de gozo en lugar de luto, manto de alegría en lugar del espíritu angustiado; y serán llamados árboles de justicia, plantío de Jehová, para gloria suya.”



Jesucristo vino a sanar al de corazón quebrantado. ¿Tienes el corazón quebrantado por algo, o alguien?¿Fuiste herida(o)¿Estás triste esta mañana?¿te sientes Cautivo?¿Perdiste tu libertad? ¿Perdiste a un ser querido?

Puede que tu dolor sea grande, pero hay alguien que puede sanarlo... Jesús. Dios lo envío para sanar a los de corazón quebrantado.Todas las heridas necesitan a Jesús para ser sanadas.Abre tu corazón a Jesús, Él es el Sanador; pídele que te visite y te sane.

Él comprende nuestras debilidades y en Él encontramos la ayuda, el aliento y la sanidad que necesitamos. Él está siempre dispuesto a complacernos, es por eso que estamos rodeados de tantas buenas noticias. "Gloria en lugar de ceniza, óleo de gozo en lugar de luto, manto de alegría en lugar del espíritu angustiado"

"Para cada mañana ésta es una buena noticia: Cada nacimiento de un día es una buena noticia.


Entonces porque no dar las gracias en cada amanecer.Cuando uno se despierta de esa nebulosa, si realmente no estuviésemos tan condicionados por tantas cosas adquiridas, tendría que asombrarnos al despertar; esas grandes sorpresas y con una sonrisa exclamar:"Tengo una promesa, una buena nueva" gracias Señor.”

Aceptemos esa promesa de restauración por medio de la palabra que nos da a diario.

Entonces el Rey dirá á los que estarán á su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo.Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fuí huésped, y me recogisteis;Desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; estuve en la cárcel, y vinisteis á mí.Entonces los justos le responderán, diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te sustentamos? ¿ó sediento, y te dimos de beber?¿Y cuándo te vimos huésped, y te recogimos? ¿ó desnudo, y te cubrimos?¿O cuándo te vimos enfermo, ó en la cárcel, y vinimos á ti?Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis á uno de estos mis hermanos pequeñitos, á mí lo hicisteis.(Mateo 25; 34-40)


Le dejo ilustrado en un poema de Marcelo A. Murúa,como podemos anunciar nosotros también las "buenas nuevas" dice así:

Anunciamos la Buena Noticia de Jesús
cuando seguimos los pasos
de su práctica concreta
y nuestra vida da testimonio
del Reino que Dios quiere para todos.

Anunciamos la Buena Noticia de Jesús
cuando vivimos para los demás,
cuando nos interesa lo que le pasa al otro,
cuando sentimos el sufrimiento ajeno
como propio,
cuando el otro es hermano
aunque no lo conozcamos.

Anunciamos la Buena Noticia de Jesús
cuando nos comprometemos por la vida,
cuando luchamos por la justicia,
cuando construimos la paz y la concordia,
cuando nos rebelamos ante la injusticia
e intentamos aportar nuestro granito de arena
para que el mundo cambie.

Anunciamos la Buena Noticia de Jesús
cuando nos animamos a juntarnos,
cuando comenzamos a compartir,
cuando aprendemos juntos,
cuando superamos las diferencias
y nos animamos a vivir
la aventura de la comunidad,
y caminar en los pasos de Jesús.


Anunciamos la Buena Noticia de Jesús
cuando nos preocupamos
de los problemas de esta tierra,
cuando tenemos la mirada atenta
para ver a Dios que habla en la vida,
cuando nos dejamos interpelar
por la marcha de la historia
y juntos buscamos discernir
lo que Dios quiere,
su voluntad en nuestro tiempo.

Anunciamos la Buena Noticia de Jesús
cuando ponemos nuestra existencia
al servicio de su proyecto,
como lo hizo María,
haciendo su voluntad,
viviendo su Palabra,
construyendo su Proyecto
con nuestro aporte.

Anunciamos la Buena noticia de Jesús
cuando confiamos que El vive
y nos dará las fuerzas necesarias,
hablará en nuestra boca
y actuará a través de nuestras manos,
si vivimos según su Espíritu,
animados por la esperanza
que un mundo mejor es posible
si cada uno empieza a construirlo ya,
y eso sí que es una ¡Buena Noticia para todos!


PAZ Y BIEN ¡¡¡

No hay comentarios: