jueves, 12 de agosto de 2010

El que te hiere es porque está herido

Texto del Evangelio (Mt 18,21 - 19,1): En aquel tiempo, Pedro preguntó a Jesús: «Señor, ¿cuántas veces tengo que perdonar las ofensas que me haga mi hermano? ¿Hasta siete veces?». Dícele Jesús: «No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete.


Colosenses 3:12 Como elegidos de Dios, sus santos y amados, revístanse de sentimientos de profunda compasión. Practiquen la benevolencia, la humildad, la dulzura, la paciencia.
3:13 Sopórtense los unos a los otros, y perdónense mutuamente siempre que alguien tenga motivo de queja contra otro. El Señor los ha perdonado: hagan ustedes lo mismo.
3:14 Sobre todo, revístanse del amor, que es el vínculo de la perfección.
3:15 Que la paz de Cristo reine en sus corazones: esa paz a la que han sido llamados, porque formamos un solo Cuerpo. Y vivan en la acción de gracias.
3:16 Que la Palabra de Cristo resida en ustedes con toda su riqueza. Instrúyanse en la verdadera sabiduría, corrigiéndose los unos a los otros. Canten a Dios con gratitud y de todo corazón salmos, himnos y cantos inspirados.
3:17 Todo lo que puedan decir o realizar, háganlo siempre en nombre del Señor Jesús, dando gracias por él a Dios Padre.


El que te hiere es porque está herido y quiere que tu también lo estés, es como cuando estas enojado y sin pensarlo tratas mal al primero que se aparece en tu camino, eso no significa que no le quieras, significa que estás bravo y quieres molestar al otro para tener “compañía”,…
Los que hieren están sufriendo en su interior y no tienen otra forma de expresarlo, no sienten a Dios, no sienten al consolador y no saben expresar el amor más que con rencor, no significa que no sientan amor, solo que están muy agobiados para mostrarlo y dejan que los malos sentimientos afloren y arropen por completo ese amor.
¿Cómo reaccionar ante alguien que nos hiere? Por nuestro propio bien, debemos olvidarnos de los deseos de venganza. ¿Queremos sanar? o ¿Queremos vengarnos de quien nos hizo daño? No tenemos suficiente energía para hacer ambas cosas. No podemos hacer ambas. Vamos a tener que decidir qué es lo que queremos hacer. ”Vengarnos”, es igual a tratarlo igual o peor, a convertirnos en “ellos” para poder así tratarlos de igual manera, por ejemplo soy misericordiosa, paciente, humana, amorosa, pero como me trataste mal hoy, me convierto en lo que no soy , te imito y te trato igual que tu lo hiciste conmigo. Esto no tiene sentido, a pesar de ti yo sigo siendo la misma, y de mi, a pesar de ti, no saldrán sentimiento malos, ni bajas pasiones hacia ti, ni hacia nadie. “Deja que el que esté inquieto, se inquiete...solo” No le dejes que te inquiete a ti también.
Un secreto: El vengarse de alguien no va a curar nuestro dolor. Algunos lo han hecho. Algunos le han hecho “pagar” a la persona que los lastimó y saben qué? eso no resolvió el problema porque aún sienten dolor. Sólo hay una manera de sacar el dolor de nuestro corazón cuando alguien nos ha lastimado y esa es a través…
Del Perdón. Y podríamos decir “¡Pero no merece ser perdonado!” Tienes razón. Yo no dije que lo merecieran. Tal vez no lo merecen, pero tampoco nosotros merecimos ser perdonado y Dios nos perdonó. No le estoy diciendo que perdonemos porque lo merecen, no debemos juzgar. Digo perdonemos por nuestro propio bien. No le demos el control a esta persona de nuestra vida. No podemos guardar un resentimiento y disfrutar de la vida. Tenemos que dejarlo ir. Tenemos que dejar ir esas ganas de vengarnos o de “hacerles pagar” por lo que nos hicieron. No porque lo merezcan sino porque nosotros queremos continuar con nuestras vidas.
“No paguéis a nadie mal por mal procurad lo bueno delante de todos los hombres. Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres. No os venguéis vosotros mismos amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios, porque escrito está: «Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor” Rom. 12:17-19 (RV 1995)
La razón por la que no actuamos correctamente es porque nos olvidamos de esto. Nos olvidamos de que Dios ve todo el daño que nos han hecho. Cuando nos olvidamos que Dios vio como nos hirieron, creemos que podemos resolver el asunto por nuestra cuenta pero no podemos. Dios dice “Yo ajustaré las cuentas”. Deja que Jesús ajuste las cuentas. Confía en que Dios cobrará la deuda. Dios vio lo que estaba sucediendo. Él vio el daño que te hicieron y Él hará justicia en el momento apropiado. Así que tenemos que tomar una decisión: O nos pasamos la vida tratando de ajustar las cuentas o dejamos que lo haga Dios.
“tú bien sabes las veces que he llorado”. Salmos 58.6b (BLS)

¿Sabes que Dios tiene anotado cada una de las lágrimas que has derramado, las veces que has sido abusado, las veces que has sufrido injusticia, prejuicios, dolor y rechazo? Dios tiene un record de tus lágrimas y un día va a ajustar las cuentas porque Él es el Dios de la justicia. Nada ha pasado inadvertido por Sus ojos. Ninguno de tus dolores. Ojo ajustar cuentas no significa que te vaya a vengar a ti por medio del otro, no, a cada cual su justicia, solo te va a redimir y enaltecer a ti, sin que el otro tenga nada que ver, muchas personas creen que la justicia divina es colectiva, no, Dios tampoco se venga, ni te venga solo le da a cada quien según sus obras, la justicia divina en este caso seria, recompensarte a ti por tu misericordia, por tu paciencia, por tu tolerancia, y como vez, el otro no tiene nada que ver.

Jesús entiende lo que es al abuso. “Cuando Jesús sufrió, Él no amenazó con hacerlos pagar a todos por su abuso. Él dejó todo en manos de Dios”. Jesús tuvo seis heridas antes de morir. Una herida en la cabeza, otra en la cara, en la espalda por los latigazos, en las manos, en los pies y en un costado donde le clavaron la lanza. Pero la herida más profunda de Jesús fue la que guardaba en su interior – la de la traición. Jesús conoció el abuso, el rechazo, el odio, la injusticia. Jesús pudo destruirlos en un instante, pero, en vez de hacerlo, levantó sus manos y dijo “Padre perdónalos porque no saben lo que hacen”.

¿Por qué debemos perdonar a aquellos que nos lastiman? En primer lugar porque Dios te ha perdonado a ti. En segundo porque vas a necesitar que te perdonen mucho más en el futuro. Y en tercer lugar porque esa es la única manera en que vas a poder sanar. No hay otra manera. Tienes que dejar ir el deseo de hacerle pagar tu, al otro, aunque sea con desprecio, Jesús lo habría hecho? No, Jesús pidió por ellos, hazlo tú también. Un buen dato es , siempre pregúntate antes de actuar, ¿Qué habría hecho Jesús?
“Asegúrense de que nadie deje de alcanzar la gracia de Dios; de que ninguna raíz amarga brote y cause dificultades y corrompa a muchos” Hebreos 12.15 (NVI)


REEMPLAZA ESOS RECUERDOS AMARGOS DE QUIEN TE HIRIO CON LAS VERDADES DE DIOS
“No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta”. Romanos 12.2 (NVI)
¿A quién vas a escuchar? ¿A quién le vas a creer? ¿Vas a creer en la mentira que le dijeron? ¿Vas a guardar en tu corazón y tu vida lo que una persona imperfecta y pecadora dijo, hizo o sintió hacia ti? ¿O vas a creer en lo que Dios dice?

Ante la critica nosotros tenemos morando al consolador en nosotros, cierra los ojos y ora, el espíritu santo vendrá a consolarte y la compasión vendrá a tu corazón, ponla en lugar de la ira. Compasión es sentir el dolor de otro, como Jesús, piénsalo por un momento, que te eleva más ¿Una venganza? ¿O llegar a sentir por el otro, a compadecerte de su dolor que le hace arremeter contra ti, que de su incapacidad de recibir el cariño de otros? .Jesús no abrió su boca pidió a Dios que perdonara a los que lo estaban hiriendo. No dejes de hacer el bien, no desmayes, dios está contigo y está formando su carácter en ti, aprende a identificarlo con estas personas que aparecen en tu vida, esa que te quita la paciencia, la que te hiere, la intolerante, solo son instrumentos para que practiques el carácter de Jesús en ti, hazlo, practícalo y vas a ver el fruto.

Gracias señor, gracias porque tú nunca llegas tarde. Tú llevaste ese dolor, Señor ayúdanos a llevarlo nosotros también, tu soportaste pacientemente Señor el abuso, el rechazo, el odio, la injusticia, quien soy yo para no hacer lo mismo, ayúdame señor a heredar tu carácter, pues segura estoy que solo así veré frutos. Quiero tomar tus pasos, haz que tu carácter este siempre en mi.

“Porque el hombre mira la apariencia, pero el Señor mira el corazón” (1 S 16,7)
"Dios nos hizo para Él, y nuestro corazón estará inquieto hasta que descanse en Él." Agustín de Hipona.
El alma que está enamorada de Dios es un alma gentil . ...
PAZ Y BIEN ¡¡¡

2 comentarios:

Aka Aka dijo...

Excelente...!!! El alma q conoce el Amor de Dios a pesar de los golpes sigue siendo un alma gentil..!!!
Q rico es poder decir.. a pesar de el daño q me haces yo te amo y te perdono... sigue tu camino y si un dia me necesitas alli estare.. Asi mismo me dice el Señor.. cuantas veces le he ofendido y el sigue alli esperando por mi.. amandome.. entonces quien soy yo para no perdonar a un pecador q no conoce el amor de Dios..!!! Cada vez q recuerdo una mala acción de las q me han hecho vienen a mi los pensamientos negativos pero luego el Señor me dice No hija esa no eres tu y eso no es lo q yo te he enseñado... espera y cofia en mi..!!!
Es muy cierto q estas amarguras vienen de generación en generación y eso me hace herir a los seres q mas amo Mis hijos.. espero q no sea tarde para sanar esas heridas y q mis hijos sean libres de todos estos resentimientos y puedan perdonarme!!! Señor te pido por estas personas q me han hecho derramar lagrimas de dolor miralas con compasion por que no saben lo q hacen por q no conocen de tu amor... ayudame a seguir amandolas y a ser el reflejo de tu amor para ellos...!!!! Señor enamorame cada dia mas de ti... no me sueltes por q sin ti no puedo te necesito.. ya no dejes q nada ni nadie peturbe la paz q solo tu me has dado..!!! Se q este escrito me lo enviaste tu mismo Señor a traves de tu hija amada Maribel para quien te pido bendiciones extra de salud amor paz gozo y todo lo maravilloso q tengas en tus manos para ella y tooooda su familia...!!!!
Te amo Señor eres Unico..!!!
Paz y Bien..!!!!

Anónimo dijo...

Me encantó este tema porque yo he pasado muchas tristezas en mi vida,la más reciente fuí víctima de calumnias por una persona que yo quería mucho pero por su envidia hacia mi destruyó nuestra amistad,mi imagen y me quitó la confianza de personas que yo quería mucho y que con mi forma de ser me gané esa confianza,pero lamentablemente creyeron todo y por más explicaciones que traté de dar no conseguí recuperar nada ni mucho menos arreglar la situación.Ya el daño estaba hecho y al dia de hoy me sigue doliendo porque aunque tengo la conciencia tranquila no es fácil ser odiada por personas que nisiquiera se tomaron el tiempo de escucharme.Estoy muy dolida con todo esto y aun no lo supero porque me hicieron la vida imposible y me lastimaron mucho. Yo sé que Dios ha visto mis lágrimas y sabe que soy inocente y que nunca tuve la necesidad de dañar a nadie,pero sé que esta persona está tan dolida que pareciera que me utilizó a mi para que la acompañe en su dolor y frustración,pero me consuela saber que Dios permite las cosas para que aprendamos a ser más tolerantes y practicar el perdón,ademas de que Dios no se olvida de mi y se que él me hara justicia por todo lo sucedido,solo le pido a Dios que me ayude a perdonar y cerrar la herida que aun me lastima,porque bien lo dijiste quien hiere es porque está herido y sé que yo debo aprender a perdonar como Dios a mi me perdona.