Amado Dios en el mundo

jueves, 13 de mayo de 2010

No existen formulas mágicas

Juan 14:12 De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aun mayores hará, porque yo voy al Padre.

14:13 Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo.


La vida no es un ensayo, sino tal vez una obra inacabada, pues quién la empieza no sabe que ya está en escena y cuando andando el tiempo se incorpora ya de pie en el escenario que un día recorrió de cuatro patas, se reconoce como parte de la escena, pues siempre estuvo actuando en ella, aunque no se diera cuenta.

Y es que a veces de tanto andar con filosofías, fórmulas, recetas, "tips", símbolos y esto y lo otro, se nos olvida un poco el sentido de todo y se nos pierden de vista las promesas de Dios.

Una gran parte de la confusión se debe a que nos aferramos de aquello que no nos educa para crecer, sino para que aprendamos a ser útiles en el engranaje de algún maestro, marca comercial o autor de estas formulas paliativas.

Así, se nos vende el placebo que habremos de pagar con el esfuerzo que se nos impone con el propósito de "ser alguien en la vida"; “la salvación del alma”, “la búsqueda de la felicidad”, …aparecen en escena el Feng Shui, Kabala y experiencias místicas de todo tipo, filosofías de la nueva era, libros de ayuda-autoayuda, crecimiento-auto crecimiento…y pare de contar.

Pasando por alto el hecho de que todo cuanto es transitorio, personas, cosas, situaciones, etc., nos guste o nos disguste, es por su propia naturaleza inestable. Son "lecciones" que pasan, a las que no podemos aferrarnos, el “contento” emocional está sujeto a múltiples factores que no están bajo el control de ninguna técnica que solo representan en definitiva; un "lavado de cerebro" temporal.

Todos estos recursos para una “ felicidad de Bolsillo” no representan una fórmula mágica, la vida es una caja de pandora donde lo último que se pierde es la esperanza, cuantas variables en juego que hacen que cada situación sea única, diferente e irrepetible , sentimientos, deseos, intereses, pasiones, mandatos y uno quiere ingenuamente que algunas de estas técnicas nos den la fórmula mágica, así nos vamos adentrando en todas estas “artes paliativas” y lo que encuentras son cosas que parecen complicarse hasta el infinito.

Leí alguna vez de Marcelo Viggiano el mismísimo mentor del Feng Shui mundo: “Yo sospecho que los maestros que inventaron todo esto, lo hicieron con la esperanza de que alguna vez, de tanto complicarnos, nos volvamos infinitamente simples, infinitamente vacíos, para ver las cosas tal y como son, sin formulas, sin receta alguna para vivir” .Yo le agregaría "para asi descubrir que lo único ahí dentro, lo único verdadero es Dios"

El origen de todos los males personales y colectivos que nos afligen, está en el desconocimiento de Dios. El Señor ha dotado al hombre-único ser racional- de inteligencia, para que guiado por ella, le descubra a través de las obras de la naturaleza y de toda la creación.

Si cada corazón encontrara en la presencia de Dios su ruta, la ruta propicia al desarrollo que le llevará hacia el estado de felicidad inmutable para el que fuimos creados por él, les aseguró que ninguno de estos placebos tendrían cabida en nosotros, ellos por sí solos no tienen la fórmula mágica, en cambio nosotros sí tenemos el poder de Dios, fuimos creados a imagen y semejanza del creador.

Y esa frase bíblica lo que quiere decir es que Dios insufla en el hombre su espíritu para que, a partir de ese momento, dejemos de estar dormidos y tengamos un espíritu inmortal, un alma imperecedera.

Es por eso que el primero y mas importante de todos los mandamientos es amar a Dios con todo tu corazón, con toda tu mente y con todas tus fuerzas. El que asi lo haga podra alcanzar la verdadera felicidad en esta vida y tendrá su poder.

Juan 14:12 De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aun mayores hará, porque yo voy al Padre.

14:13 Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo.

¿Con está promesa quién necesita el feng Shui o el kabala?
14:14 Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré.

No hay comentarios: