domingo, 14 de marzo de 2010

El nudo de tres cuerdas

(Filipenses 3:12-14)"No creo haber conseguido ya la meta ni me considero un «perfecto», sino que prosigo mi carrera hasta conquistar, puesto que ya he sido conquistado por Cristo. No, hermanos, yo no me creo todavía calificado, pero para mí ahora sólo vale lo que está adelante, y olvidando lo que dejé atrás,corro hacia la meta, con los ojos puestos en el premio de la vocación celestial, quiero decir, de la llamada de Dios en Cristo Jesús.

Esta mañana llamó mi atención algo que leí en la explicación del evangelio de hoy; y es el hecho de que en la persona debe haber un nudo con tres cuerdas, de tal manera que sea imposible deshacerle,esas tres cuerdas serían:

La primera que nos relaciona con Dios;
la segunda, con los otros;
y la tercera, con nosotros mismos.

"La santidad no la “fabricamos” nosotros, sino que la otorga Dios, si Él encuentra en nosotros un corazón humilde y converso".

Mi reflexión: Este nudo de tres cuerdas es imposible deshacerle y el secreto de esta perfecta relación se me antoja que es la humildad. Mientras más alto llega una persona espiritualmente, más humilde es.Mientras mas nos relacionamos con los otro, mientras mas amamos a nuestro prójimo como a nosotros mismos y mientras más nos acercamos a Dios, nos volvemos más realistas acerca de nuestras limitaciones, vulnerabilidad y mortalidad. Interiorizamos la realidad de que la posición de cada ser humano no es infinita y que sólo Dios es eterno. Moisés fue llamado "el más humilde" porque cuando estuvo frente a Dios él supo su lugar. Todo lo demás le resta lugar a Dios...

El mensaje para nosotros es que sepamos cual es nuestro lugar, que hagamos algo de espacio, y dejemos que la verdad de Dios ingrese profundamente.

Señor, reconozco mis ofensas hacía ti, me reconozco pecadora, y reconozco que no hay perfección en mí, el solo amarte ha sido y será la más perfecta decisión que haya tomado jamás. Mi relación con Dios (primera cuerda).
Solo trato de que el amor en sí sea perfecto, que mi amor hacia los demás esté dotado de humildad y aceptación de los dones de cada quien con la misma alegría que acepto los míos. (segunda cuerda)
No quiero tomar tu lugar Señor, se cual es el mío, no voy a alcanzar la perfección en mi , solo la de mi amor hacia ti Señor, se que tu me amas mas de lo que yo puedo amarme, así que me abandono en ti, yo solo me ocupare de mi amor hacía ti, de alcanzar la perfección sí, pero la de mi amor hacía ti, no la mía.Yo solo me ocuparé de ti y dejare que tu te ocupes de mi.(Tercera cuerda la relación conmigo, mi lugar en este nudo)
PAZ Y BIEN ¡¡¡