Amado Dios en el mundo

martes, 2 de febrero de 2010

La fe en obras...Creer y obrar, ese es el proceso de la fe

Cuando decimos, "Ten Fe",o "no pierdas la Fe", nos estamos refiriendo a una Fe teórica, ya que la Fe que se pierde en la teórica, es por eso que a veces nos hallamos pidiéndole a Dios que aumente nuestra Fe, pero no es ese el camino, no es Dios quien va a instalar la Fe en nuestro corazones, ni quien va a aumentarla, somos nosotros los que vamos a practicar la Fe por medio de nuestras obras:

"Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve". (Hebreos 11:1)

Santiago,2:20:"¿Será necesario demostrarte, si no lo sabes todavía, que la fe sin obras no tiene sentido?"

Santiago 2:24 "Entiendan, pues,que uno llegar a ser justo a través de las obras y no solo por la fe".

Santiago 2:26: "Porque así como un cuerpo sin espíritu esta muerto, así también la fe que no produce obras esta muerta"

Fe es obrar positivamente, así las circunstancias sean contrarias. La Palabra nos muestra que aquellos hombres de Dios como Noé y Abraham que alcanzaron buen testimonio delante del Señor, creyeron aunque las circunstancias eran adversas y todo apuntaba a que no ocurriría aquello en lo que habían creído. Uno predicó sobre un diluvio en una época en que ni siquiera llovía, el otro recibió promesa de un hijo cuando su esposa no podía ya concebir. Los dos creyeron y a su tiempo oportuno vieron respuesta.


La fe no es pensar con la lógica humana es razonar con la mente de Dios.


Si permitimos que la razón gobierne nuestros pensamientos cuando estamos clamando por un milagro, probablemente no ocurrirá nada. Pero si nos atrevemos a creer, pensando que en la mente de Dios y bajo Su poder, todo es posible, aquello que anhelamos y que está conforme a la voluntad divina, ocurrirá.


Y esto es por encima de que nada ocurra de inmediato.- La fe que caracterizó a los hombres de Dios, proclamaba la ocurrencia de hechos y el cumplimiento de promesas, aún cuando ni siquiera lograron ver que ocurriera nada que hiciera prever que su fe iba a ser galardonada. En todo momento descansaron en Dios, y además, tuvieron el convencimiento de que Él cumpliría su palabra.

Creer y obrar, ese es el proceso de la fe, aunque experimentaron pruebas y situaciones que estaban más allá de sus capacidades, los hombres de Dios creyeron. Iban afianzados en las promesas. Veían con los ojos de la fe, no con los ojos físicos. Proclamaban como ocurrido aquello que sabían que ocurriría .

Eso es la fe en obras, es dejar que nuestra lógica humana se aparte de nuestros pensamientos y pensar con la mente de Dios, es creer ciegamente aun en aquello que ni siquiera es posible que suceda, pero que aun sin tener la mas mínima idea de cómo, sabemos que sucederá y nos abandonamos en Dios y esperamos con paciencia seguros de que ocurrirá.

Eso es obrar en la fe, es caminar sabiendo que todo ocurrirá según la voluntad de Dios y en sus tiempos, aunque no obtengamos exactamente lo que pedimos, saber que está ocurriendo pero de otra manera que no entendemos, pero que si está ocurriendo.

En la Biblia hay muchos ejemplos de esta fe en obras:
Así :
"Por la fe de Abel su sacrificio fue mejor que el de su hermano Cain". (Hebreos 11:4) "Por su fe también Henoc fue trasladado al cielo en vez de morir..." (Hebreos 11:5)
"Por la fe Noé escucho el anuncio de acontecimientos que no se podian anticipar y construyó el arca..."(Hebreos 11:7)
"Por la fe Abraham llamado por Dios obedeció la orden de salir para un pais que recibiria en herencia y partió sin saber a donde iba" (Hebreos 11:8)
"Por la fe pudo tener un hijo a pesar de su avanzada edad y de que Sara era tambien esteril, pues tuvo confianza en el que se lo prometía.(Hebreos 11:11)
"Por la fe Abraham fue a sacrificar a Isaac cuando Dios quiso ponerlo a prueba" (Hebreos 11: 17)

De todas estas manifestaciones de fe podemos concluir que lo importante es actuar según la fe en Dios y tomar decisiones inspiradas en esa fe, con la mente de Dios convertida una sola con nosotros, dejando de lado nuestra mente humana,no fue fácil para Abraham, ni para Moises, ni para Noé...pero, para ellos siempre existía la certeza de que Dios queria hacer algo con ellos, y sus vidas serían fecundas de la manera que fuese.

PAZ Y BIEN ¡¡¡

No hay comentarios: