Amado Dios en el mundo

viernes, 5 de febrero de 2010

El censo de David...nuestro censo

En aquellos días, el rey David ordenó a Joab y a los jefes del ejército que estaban con él: «Id por todas las tribus de Israel, desde Dan hasta Berseba, a hacer el censo de la población, para que yo sepa cuánta gente tengo. » Joab entregó al rey los resultados del censo: en Israel había ochocientos mil hombres aptos para el servicio militar, y en Judá quinientos mil. Pero, después de haber hecho el censo del pueblo, a David le remordió la conciencia y dijo al Señor: «He cometido un grave error. Ahora, Señor, perdona la culpa de tu siervo, porque ha hecho una locura.»(Samuel 24, 2)

Dios quería enseñarle a David una lección. La lección era que no confiara en sus tropas, sino en Él. Nuevamente  haciendo que el evangelio sea nuestro diario de vida, con su sencilla y clara explicación del mismo,  ¡Cuántas veces hemos tenido que pagar por no haber aprendido esa lección! Cuantas veces no nos hemos puesto a hacer censos nosotros; censo de la despensa para contar los alimentos que nos quedan, censos del dinero que tenemos en el banco, y no es que no debamos tener orden el la administración, es solo que no debemos poner por encima de la providencia de Dios lo que tenemos, no es garantía, podrías tener la despensa llena y contar una y otra vez los alimentos para "estar seguro" de lo que tienes, o consultar tu saldo en el banco diariamente para también "estar seguro" de cuanto dinero tienes, ¿ pero sabes que? eso no te da seguridad y para muestra un botón hace unos meses Venezuela se enfrentó a un problema de corrupción con los Bancos y hubo un cierre masivo de entidades bancarias , sin aviso y sin protesto, y si es cierto que algunos recuperaron su dinero, también lo es el hecho de que muchos lo perdieron,de nada les sirvió guardar y contar su dinero en el banco, eso no les dio la seguridad que creyeron tendrían. Si contáramos solo con Dios por encima de todas las cosas terrenales no tendríamos que andar haciendo censos.
PAZ Y BIEN ¡¡¡

No hay comentarios: