jueves, 10 de diciembre de 2009

Pon la otra mejilla confiado

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: -«A los que me escucháis os digo: Amad a vuestros enemigos, haced el bien a los que os odian, bendecid a los que os maldicen, orad por los que os injurian. Al que te pegue en una mejilla, preséntale la otra; al que te quite la capa, déjale también la túnica. A quien te pide, dale; al que se lleve lo tuyo, no se lo reclames. Tratad a los demás como queréis que ellos os traten. Pues, si amáis sólo a los que os aman, ¿qué mérito tenéis? También los pecadores aman a los que los aman. Y si hacéis bien sólo a los que os hacen bien, ¿qué mérito tenéis? También los pecadores lo hacen. Y si prestáis sólo cuando esperáis cobrar, ¿qué mérito tenéis? También los pecadores prestan a otros pecadores, con intención de cobrárselo. ¡No! Amad a vuestros enemigos, haced el bien y prestad sin esperar nada; tendréis un gran premio y seréis hijos del Altísimo, que es bueno con los malvados y desagradecidos. Sed compasivos como vuestro Padre es compasivo; no juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados; dad, y se os dará: os verterán una medida generosa, colmada, remecida, rebosante. La medida que uséis, la usarán con vosotros.» Lucas 6, 27-38

Cuando pones la otra mejilla estas mostrando a tu agresor tu seguridad, le estas diciendo que tu dignidad no va a sufrir por una bofetada, le estas diciendo que sabes como controlar tus emociones lo que te coloca en un lugar especial con respecto a tu agresor, dar una bofetada es muy fácil, aguantarse y poner la otra mejilla requiere de una seguridad y un control que pocas personas tienen, una bofetada la da cualquiera pero no cualquiera pone la otra mejilla.

El poner la otra mejilla te enseña que el asunto es entre tu y Dios y que es ante Dios que te importa quedar bien, no te estas humillando como muchos creen, te estas dando la oportunidad de tener paz, tranquilidad, te estas dando la oportunidad de controlar tus emociones.Cuando pones la otra mejilla estas dejando tu defensa en manos del mejor abogado: Dios.Esta actitud de no violencia activa no son una conminación a la pasividad, sino mas bien al contrario, es un reconocimiento a la excelencia, al honor, a la dignidad.

Lo mejor de todo estas forjando en ti el carácter de Jesús.

Proverbios 15:1 La blanda respuesta quita la ira; mas la palabra áspera hace subir el furor.

Cuando alguien está enojado se le debe responder con una palabra blanda, una palabra suave, sin tono agresivo, una palabra llena de amor, palabra que implica empatía a la relación que queremos llevar con esa persona, si contestamos con una palabra áspera, lo único que vamos a lograr es más ira, enojo y pérdida.


Santiago 1:19-22 Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse; porque la ira del hombre no obra la justicia de Dios. Por lo cual, desechando toda inmundicia y abundancia de malicia, recibid con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede salvar vuestras almas. Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos.


Pongamos esto en práctica hoy, airarse es fácil y controlarse es difícil pero con la ayuda de Dios podemos llegar a ser personas que dejemos de perder por enojarnos.

Efesios 4:29-30 Nunca empleen lenguaje sucio. Hablen sólo de lo que sea bueno, edificante y de bendición para sus interlocutores. No entristezcan al Espíritu Santo por la manera en que viven. Recuerden que es el Espíritu Santo el que estampó en ustedes el sello distintivo que les permitirá presenciar el día en que la salvación del pecado quedará completa. Arrojen de ustedes las amarguras, los enojos y la ira. Las disputas, los insultos y el odio no han de hallar cabida en sus vidas. Sean bondadosos entre ustedes, compasivos, perdonándose las faltas que unos contra otros puedan cometer, de la misma manera que Dios nos perdonó en Cristo.

PAZ Y BIEN ¡¡¡

No hay comentarios: