domingo, 13 de diciembre de 2009

El verdadero adorador no necesita imágenes

Juan 4: 24 Dios es espíritu, y los que le adoran deben adorarle en espíritu y en verdad.

Debemos saber que el Espíritu de Dios vive en cada uno de nosotros. Para orientarnos a Dios, nuestro Padre, y a Cristo, nuestro Redentor, no necesitamos ninguna imagen en lo externo, ante la que nos arrodillamos y oramos, sino que entramos en nuestro interior y desde allí oramos a Dios. Nosotros no necesitamos ninguna estatua, ningún relicario, ninguna imagen de El crucificado u otras cosas, pues sabemos que el Espíritu de Dios vive en nosotros. A Él nos orientamos. El es nuestro apoyo y sostén.


«Yo Soy el Señor, tu Dios. No tendrás otros dioses aparte de Mí. No te harás ninguna imagen ni ninguna semejanza de lo que está arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra».(éxodo 20)


Cada una de las denominadas imágenes de santos, a la que se rinde adoración, es en definitiva «el otro Dios», pues cada figura que se venera en lo externo nos aparta del verdadero Dios, del Dios en nuestro interior.

Por otro lado, con nuestra facultad de pensar no nos podemos saber como es el Cielo. No nos podemos hacer ninguna imagen de lo que hay en el cielo, ni mucho menos de Dios, ni de Cristo. Imágenes y estatuas son simplemente eso, imaginaciones. Hasta que no nos sumerjamos en ese Cielo, que como seres humanos no nos podemos imaginar; hasta que no veamos a Dios, nuestro Padre, cara a cara, no podremos saber como es. Una de las razones por las que no se deben hacer imágenes es porque se le resta divinidad a lo que hay en el cielo, no sabemos, no conocemos lo que hay en el cielo. No voy a hacer una pobre y limitada imagen de la deidad que hay en el cielo


¿A qué, pues, haréis semejante a Dios, o qué imagen le compondréis? » Isaías 40: 18.


Las excusas para tener imágenes son siempre las mismas, resumidas en la desidia, en la comodidad de creer en Dios a mi manera, cuando veo la virgencita de la cómoda, o el Cristo en la puerta, ese ratico de admiración te aleja de lo que significa adorar a Dios en Espíritu (corazón),y en verdad (por su palabra) porque es en tus acciones de Misericordia en donde debe estar ese Cristo, es en tu Fortaleza ante las adversidades y aceptación de la Voluntad de Dios donde debe estar el modelo de la Virgen, es en tu Caridad para con los otros hermanos, en la seguridad que te da tu fe en Dios en su protección, en su providencia, “Adorar en Espíritu y verdad a Dios” y a todas sus cosas, cumplir sus mandamientos, andar con rectitud, esa es la manera de adorar a Dios, sentir que tu eres la iglesia independientemente de donde te reúnas a orar, entender que por encima de tu religión esta Dios y que Dios te habla a través de la Biblia y que lo que tu religión no respete, tu no lo sigues porque, primero está Dios y su palabra, luego todo lo demás. Dios...es un Ser espiritual, aquellos que le rinden un homenaje religioso, deben cambiar y hacerlo con su espíritu, y de acuerdo a los mandamientos que Él ha prescrito, en verdad y realidad mediante su palabra y la Biblia lo dice bien claro.

“Dios, pues, pasando por alto los tiempos de la ignorancia, anuncia ahora a los hombres que todos y en todas partes deben convertirse”. (Hechos 17:30)

Cristo ha resucitado. Nosotros nos hacemos conscientes de que llevamos el acto de Redención del Señor en nuestra alma, en nuestros corazones, entonces no necesitamos cargar una cruz al cuello de madera.

Juan 4: 24 Dios es espíritu, y los que le adoran deben adorarle en espíritu y en verdad.

Adorar en espíritu, esta frase lo indica todo, si la entendiésemos no habría necesidad de adorar de otra manera a Dios. No tendrías la Biblia abierta en el Salmo 91, como especie de protección en tu casa o negocio, y no es que esté mal tener la biblia y de paso abierta, lo que no debe ser es pensar que el salmo en la biblia abierta puesta en la mesa de entrada va a protegernos, no, lo que te brinda protección ni siquiera es leerlo, es sentirlo, si, sentir por ejemplo la parte que dice que aunque caigan 1000 hombres a tu lado y 10000 a tu derecha tu estarás fuera de peligro, si fueses capaz de internalizar de sentir en espíritu estas palabras del salmo 91, no habría necesidad siquiera de mantener la Biblia abierta, el salmo completo correría por tus venas. La Biblia tampoco es para venerarla, es para leerla, discernirla, obrarla.

Adorar, venerar, rendir culto, palabras más, palabras menos. Cambian las palabras pero igual se mantienen las prácticas: se les llora, se les prende velas, inciensos, se les reza, se les pide favores, se levantan altares en las casas, en los negocios, se usan medallitas, crucifijos, resguardos, estampitas en las carteras para sanación, suerte, cinticas en la muñeca, tatuajes en la piel por supuesto, ojala fuese en el espíritu, hasta se hace una mezcla de santería y religión… Esa actividad es comparable a la ignorancia misma, la ignorancia que se tiene de la naturaleza de Dios y la ignorancia acerca de su voluntad, porque bien expresada que está en la misma Biblia.

Sepan que “Dios está en busca de verdaderos adoradores”
¿Qué debemos hacer? Adorar “en espíritu y en verdad”. ¿Por qué adorar “en espíritu”? Porque: “Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adore”. (Juan 4:24)

“Es necesario”, Dios siente la necesidad de adorar a los que lo adorar en espíritu y verdad
“En espíritu”, o sea, en mi propio espíritu y no en la carne, ni en imágenes; como ser espiritual, como alma, y no como ser carnal o material. El culto carnal, material o mundano simplemente no armoniza con su naturaleza de Ser espiritual.
“En verdad” significa “conforme a la verdad”. ¿La verdad de quién? La verdad de Dios. ¿Dónde se encuentra la verdad de Dios? “Tu palabra es verdad” (Juan 17:17 ). La verdad de Dios se encuentra en la Biblia y no es relativa sino exacta y absoluta. El buen corazón no basta hay que purificar la inteligencia, hay que podar muchas certezas y sistemas de pensamiento, incluso el de la religión y sus prácticas....

El verdadero adorador de Dios No sigue doctrinas, tradiciones, opiniones, modas o antojos de teólogos, pastores, predicadores, evangelistas o concilios ni religiones.
Adora “en verdad”, sabiendo que es “necesario” hacerlo así para que Dios lo halle “verdadero”, recibiéndolo con beneplácito para vida eterna.
PAZ Y BIEN ¡¡¡

No hay comentarios: